La Policía de Sri Lanka detiene a tres personas armadas

Efe
-
La Policía de Sri Lanka detiene a tres personas armadas - Foto: M.A. PUSHPA KUMARA

Los detenidos portaban también 21 granadas y seis espadas, aunque no se haaclarado si la operación guarda relación con los últimos atentados

Las fuerzas de seguridad de Sri Lanka han detenido en la capital a tres personas y se han incautado de armas, entre ellas 21 granadas y seis espadas, según ha informado hoy un portavoz de la Policía, que no ha aclarado si la operación guarda relación con los últimos atentados. 
La cadena de atentados perpetrada el domingo contra iglesias y hoteles, reivindicada por el grupo terrorista Estado Islámico, se saldó con la muerte de al menos 359 personas y medio millar de heridos. 
El presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, solicitó el miércoles al jefe de la Policía y al ministro de Defensa que presentasen su dimisión tras los atentados, según fuentes de la Presidencia citadas por Reuters. La petición de renuncia llega después de que se conociera que la Inteligencia india avisó del riesgo inminente de ataques. 

El arresto ha tenido lugar después de que el Gobierno haya desplegado a casi 4.000 militares en todo el país con poderes especiales de búsqueda y detención sin orden judicial a petición del presidente, Maithripala Sirisena.

El despliegue militar incluye controles en carreteras, controles de vehículos y patrullas a pie, entre otras medidas.

Además, Mohomed Hashim Madaniya, la hermana de Mohamed Zahran Hashim -considerado como el supuesto cerebro de los atentados-, ha asegurado que su familia permanece en paradero desconocido desde tres días antes de los ataques y que su hermano comenzó a radicalizar su discurso en el año 2017. 
En una entrevista concedida al diario local Daily Mirror, la hermana de Mohamed Zahran Hashim -el hombre que aparece a cara descubierta junto a siete encapuchados armado en un vídeo en el que juran lealtad a Estado Islámico y reivindican los atentados cometidos en Sri Lanka- afirma que no ha vuelto a ver al resto de su familia (sus dos hermanos, su hermana y sus padres) desde que les llevó comida el 18 de abril, tres días antes de los atentados del Domingo de Resurrección.