Música para educar

Rubén Abad
-
Música para educar - Foto: Diario de Burgos Jesús J. MatÁ­as

Los colegios Carrechiquilla y Ciudad de Buenos Aires participan en el programa sociocultural de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León para hacer de este arte una herramienta universal de integración social en las aulas

El área socioeducativa de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) marcó hace nueve años un punto de inflexión en el compromiso social de una agrupación sinfónica, en este caso la de Castilla y León, con la puesta en marcha en Valladolid, sede de la agrupación, de proyectos pioneros en España. Se trata de una iniciativa de referencia nacional que este año extiende sus programas a todas las provincias de Castilla y León, con la incorporación de 16 nuevos proyectos, por decisión de la Consejería de Cultura y Turismo, dos de los cuales pertenecen a la capital palentina,  CEE Carrechiquilla y el CEIP Ciudad de Buenos Aires.
Desde enero, el área socioeducativa ha comenzado su extensión a toda la Comunidad en centros de Educación Especial y en centros de Educación Infantil y Primaria integrados en el programa 20/30 de la Consejería de Educación, además de asociaciones del tercer sector, con el fin de favorecer la educación de calidad mediante la prevención y eliminación de la segregación escolar por razones de vulnerabilidad social y educativa. Toda la actividad se desarrolla en horario lectivo o de terapia, según el centro que se trate, bajo la coordinación de un equipo integrado por profesores y especialistas.
El proyecto del área socioeducativa, que comenzó en 2010, aglutina actualmente una red de agrupaciones formada por dos orquestas, una banda y cinco coros, con participantes de las provincias de Palencia, León, Salamanca y Valladolid.
Todas las actividades que se imparten en estos centros persiguen cumplir la doble vertiente del área socioeducativa: la integración social y el acceso a las artes escénicas en general y de la música sinfónica, en particular, a aquellas personas con discapacidades diferentes. 
Este esfuerzo para llegar a toda la geografía de la región ahonda en el compromiso social de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL), en su concepción formativa más allá de la excelencia musical, en su vocación como instrumento de vertebración del territorio y en su empeño para que la actividad educativa llegue a todas aquellas personas con mayores dificultades de acceso a este tipo de música.
La accesibilidad universal a la cultura y su identificación como herramientas para crear una sociedad más justa y solidaria son también pilares del programa, que tampoco deja al azar su papel activo como medio para adquirir valores y su visión de la música con fines terapéuticos.
grandes logros. La experiencia acumulada durante años confirma logros tan importantes como la reducción del absentismo escolar, el aumento de los vehículos entre alumnos con independencia de sus diferencias culturales y la mayor autoestima de los jóvenes en su capacidad de aprendizaje. Una serie ventajas que, del mismo modo, se han extendido al núcleo familiar de los alumnos.
Además todos los profesores del programa tienen formación como instrumentistas y una reconocida experiencia docente y en todos los equipos siempre hay algunos con una formación específica en el campo de la musicoterapia o en disciplinas como la danza o el teatro.