El Bernabéu recupera su calma y San Mamés remata al Atlético

Europa Press
-
Zidane devuelve la calma al Bernabéu - Foto: Rodrigo Jiménez

Los tantos de Isco y Bale sellan el primer triunfo del Real Madrid tras el cambio de entrenador ante un Celta (2-0) que se hunde en el descenso mientras que el Athletic sorprende venciendo a los segundos clasificados de la liga (2-0)

El Real Madrid ha sellado este sábado en el Santiago Bernabéu, en el redebut de Zinedine Zidane como técnico blanco, un cómodo triunfo ante el RC Celta (2-0), que resistió las embestidas madridistas en la primera mitad pero que se deshizo tras el tanto de Isco Alarcón, que abrió la lata y puso fin a su etapa de ostracismo con Santiago Solari. 
Nueve meses después de dirigir por última vez al equipo en el Bernabéu, curiosamente ante el mismo rival que este sábado, 'Zizou' regresó a su casa y lo hizo bajo una atronadora ovación del público al que regaló tres Ligas de Campeones consecutivas. Y en su vuelta a casa le acompañaron algunos de sus más firmes escuderos en sus dos años y medio de éxito en Chamartín.

Así, regresaron Keylor Navas, Marcelo, Odriozola, Isco y Asensio ante un Celta en descenso y sin el lesionado Iago Aspas. 
Poco a poco, el conjunto merengue fue ganando peso en el choque para disfrutar de las mejores ocasiones, primero en un disparo de Toni Kroos que se marchó lamiendo el travesaño y sólo unos minutos después, a la media hora, cuando Bale estrelló otro remate de volea en el larguero. Tras el descanso, en el minuto 62 y después de que el VAR anulara un gol al Madrid, Asensio recogió el esférico y lo llevó hasta el borde del área, donde cedió para un Benzema que puso un centro raso que Isco no desaprovechó. 
El gol desperezó al Madrid, que prácticamente dominó de ahí al final del encuentro y que incrementó su renta con un remate de Bale en el 77, que esta vez sí celebró con sus compañeros.
 

Otros partidos. El sábado liguero de esta jornada 28 comenzó con el triunfo del Alavés ante el Huesca, a domicilio. Con el 1-3 conseguido, los vitorianos aumentan su buena racha para volver a optar a los puestos de Liga de Campeones, a la vez que le complican la vida todavía más a un conjunto azulgrana al que resta opciones de salvación de manera considerable.

 

Otro de los platos fuertes de la jornada llegó con el Athletic de Bilbao - Atlético de Madrid, que terminó con un sorprendente 2-0, teniendo en cuenta que los madrileños son todavía segundos en la clasificación de LaLiga. Los tantos de Williams y Kodro valen para que, al menos, los vascos duerman hoy en una cómoda novena plaza con 37 puntos y a tres de alcanzar puestos europeos.

Para olvidar la pesadilla de Turín, Simeone dispuso esta vez un tridente titular con Antoine Griezmann, Diego Costa y Álvaro Morata. A falta de pólvora en el nefasto duelo con la Juve, para San Mamés pretendía redoblar la artillería pero el plan no surtió efecto y solo reveló la poca complicidad entre Costa y Morata.

Tras varios momentos de tanteo por parte de los bilbaínos, el primer gran fallo lo cometió José María Giménez en el minuto 72; en lugar de quitarse el balón de encima, el central uruguayo intentó regatear y perdió la pelota en favor de Raúl García, que pasó a Iñigo Córdoba y éste disparó demasiado cruzado, firmando sin querer una asistencia de gol a Iñaki Williams. Para más inri, los pupilos de Simeone ahondaron en su ridículo encajando el 2-0 en el minuto 85, merced a un tiro de Kenan Kodro que tropezó en un defensa rival y superó por su extraña trayectoria a Oblak. Apenas un minuto llevaba sobre el césped Kodro, que fácilmente se había desmarcado a la espalda de los centrales charrúas del Atlético, una sombra de sí mismos esta tarde. El Atlético no perdía en Bilbao desde el 2013 y ésta fue su primera derrota en el nuevo San Mamés.

 

Por último, Butarque volvió a saborear ante el Girona (0-2) el gusto amargo que produce una derrota en duelo oficial del Leganés cuando juega como local, algo que no había experimentado desde que el pasado mes de septiembre se marchara el Villarreal con los tres puntos.