scorecardresearch

Colegio Geógrafos: las macrogranjas comprometen lo rural

DP
-

Recuerdan el gran trabajo que están haciendo al respecto asociaciones como Plataforma Pisoraca y Comarcas Vivas, que se están manifestando activamente contra un megaproyecto que pretende dar cabida a más de 110.000 cerdos en el norte de Palencia

El Colegio Profesional de Geografía en Castilla y León ha mostrado su preocupación por la «proliferación» de las macrogranjas, a las que considera una forma, de producción «intensiva» que además «compromete» la sostenibilidad en el medio rural en términos «ambientales, sociales y paisajísticos».

En un comunicado, la entidad colegial aprovecha la presencia de este asunto en el debate político tras las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, en el periódico británico The Guardian, en las que advertía de que se exporta fuera de España carne de macrogranjas de «pobre calidad» y procedente de «animales maltratados».

El Colegio insiste en que se trata de una forma de producción en la que se consiguen «precios más competitivos gracias al incremento de cabezas de ganado, la automatización de procesos y el abaratamiento de los insumos debido a la ampliación en volumen». Recuerdan, además, el gran trabajo y la importancia para la protección de los espacios rurales que están haciendo al respecto asociaciones como Plataforma Pisoraca y Comarcas Vivas, que se están manifestando activamente contra un megaproyecto que pretende dar cabida a «más de 110.000 cerdos en un territorio con un radio de 20 kilómetros a la redonda en el norte de Palencia».

CONTAMINACIÓN. Asimismo, el Partido Animalista contra el Maltrato Animal (PACMA) denunció ayer el «atentado» contra el medio ambiente y el maltrato animal de las macrogranjas en Castilla y León y criticó que se permitan «auténticas fábricas de explotación de animales» para beneficiar a la ganadería industrial a costa de la naturaleza, la ciudadanía y los animales.

Asimismo, al respecto, indicó que el Ministerio para la Transición Ecológica ha detectado en Castilla y León 110 acuíferos afectados o en riesgo de estarlo por nitratos cuyo origen es la explotación económica de la cría de animales y de los campos. La mayoría de estas aguas subterráneas afectadas se encuentran en Burgos (33), Segovia (18), Valladolid (13) y Palencia (12). También, añadió, existen nueve estaciones subterráneas afectadas por contaminación en Soria, ocho en Salamanca, seis en Ávila, cinco en Zamora y una en León.