Quiñones augura un futuro "estable" en el sector forestal

SPC
-
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, junto al presidente de Asemfo, Miguel Ángel Duralde (D y el director de Medio Natural, José Ángel Arranz (I). - Foto: Miriam Chacon (Ical)

El consejero destaca la diversificación de una materia que buscará alcanzar una producción de cuatro millones de metros cúbicos anuales de madera la próxima legislatura

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, auguró hoy un futuro “estable” en el sector forestal de Castilla y León gracias a tres factores principales, como son el “operativo mixto” de prevención y extinción de incendios, los acuerdos materializados en el seno del Diálogo Social y el convenio colectivo entre los trabajadores y las empresas del sector, que ha servido de base para la negociación y posterior firma del nacional, firmado este año 2019 y que se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en próximas fechas.

Así lo aseguró Suárez-Quiñones durante la clausura en Valladolid de la Junta General de la Asociación Nacional de Empresas Forestales (Asemfo), una organización que cuenta con más de 40 empresas asociadas, más de la mitad de Castilla y León, y que engloba a unos 10.000 trabajadores (de los que 2.000 lo hacen en la Comunidad).

De ahí, que el consejero, que recalcó la calificación de “estratégico y capital” del sector forestal para Castilla y León, con 1,5 millones de hectáreas, confió en que se mantenga la “cadencia de inversión y contratación” en la siguiente legislatura, que ha supuesto un ritmo de crecimiento de unos tres millones de euros anuales en los últimos cuatro años y contratos “plurianuales” que han dado “estabilidad” al personal a medio y largo plazo, con dos y tres años de trabajo.

A su juicio, Asemfo “también hay sufrido los avatares de la crisis” y recordó que en los últimos años se ha beneficiado de un “despegue en las inversiones”. La parte más destacable que citó el consejero es la extinción y prevención del fuego en la Comunidad a través de un sistema mixto, “el que mejor resultado ha dado por euro invertido”, pero que ha concluido con años “muy malos”, como el 2017, y “otros muy buenos”, como 2018.

También ensalzó la firma del convenio colectivo que ha permitido “asentar la paz social” entre trabajadores y empresas, un acuerdo “alentado por la Junta”, tal y como subrayó Suárez-Quiñones. “Para el Gobierno regional es fundamental que se mejoren las condiciones y los trabajadores se sientan valorados”, sentenció.

Diversificación

Igualmente, ensalzó la “diversificación” del sector, no sólo asociado a la lucha contra el fuego, que actualmente genera más de tres millones de metros cúbicos de madera en los bosques de la Comunidad cada año de forma sostenible, para poder surtir a la industria regional. El objetivo de cara a la próxima legislatura, anunció, es alcanzar una producción de cuatro millones. También citó áreas “relevantes” como la gestión de espacios naturales y el turismo que acude a los mismos. “Con todo ello, auguro un futuro estable mientras no se produzca ninguna mala gestión por parte del Gobierno”, advirtió.

En la misma línea se pronunció el presidente de Asemfo, Miguel Ángel Duralde, una organización que este año cumple su primer cuarto de siglo de existencia. “El reto en Castilla y León es gestión, gestión y gestión”, reiteró, para lo que se necesita “recuperación presupuestaria”.

Estas políticas, añadió, “generan beneficios a la sociedad, tanto en la madera como en el turismo”. “Son joyas que tenemos enterradas, con poco uso y que hay que poner en funcionamiento para el beneficio de trabajadores y de los habitantes del medio rural”, apuntó.

Duralde ironizó con aquellos que “ahora han descubierto que el medio rural se está vaciando, cuando hace muchos años que esto ocurre”. En este sentido, apostó por potenciar el sector forestal y su industria asociada como una de las medidas para evitar la despoblación. “Veo el futuro positivo y esperanzador”, concluyó en declaraciones recogidas por Ical.