La ciudad reduce su deuda un 42% hasta los 27M€

Carlos H. Sanz
-
La ciudad reduce su deuda un 42% hasta los 27M€ - Foto: Á“scar Navarro

A día de hoy, el debe por habitante asciende a 348,5 euros, cuando en 2011, con 47 millones en créditos, sumaba 571,6

El control de la deuda ha sido una de las variables de la gestión económica que mejor ha manejado el equipo de Gobierno de Alfonso Polanco durante sus dos mandatos. Muestra de ello es que la concejalía de Hacienda cerrará el actual ejercicio con una deuda de 27.400.000 euros, un 41,7 por ciento menos de la que se encontró en 2011.
Desde 2011, año en el que Alfonso Polanco se hizo con el bastón de mando, la deuda viva por habitante ha pasado de 571,64 a 348,47 euros por vecino. Hace ocho años, la cantidad que reconocía el consistorio alcanzaba los 47,1 millones, por lo que los compromisos adquiridos con las entidades bancarias suponían casi seis de cada diez euros -el 59,5%- del presupuesto de la ciudad.
A día de hoy, tras diversas amortizaciones de deuda, esa cifra ha disminuido hasta los 27,4 millones de euros y los 348,47 euros por vecino -hay que tener en cuenta que el padrón ha decrecido también-, por lo que los créditos contratados suponen el 34,8% de los 78.602.441,74 euros presupuestados para este ejercicio.
El dato es tan bueno, que hay que remontarse a 20 años atrás para encontrar una cifra similar, un nivel que no se registraba desde 1998 y que se ha logrado, tal y como destacó el primer edil, «sin subir los impuestos a los ciudadanos».
Es cierto que en ese control de la deuda ha tenido un papel muy importante las estrictas normas fijadas por el Ministerio de Hacienda y Función Pública, que en estos ocho años ha mantenido a raya el déficit de las administraciones públicas, limitando tanto capacidad de gasto e inversión como los niveles de deuda de las cuentas públicas.
Cabe recordar que si la deuda de un ayuntamiento es superior al índice del 110%, la Ley de Estabilidad le prohíbe acudir a préstamos para financiar sus inversiones. Además, todo consistorio con un nivel de deuda superior al 75% cae automáticamente bajo tutela del Ministerio de Hacienda y Función Pública. 
Ese porcentaje se calcula a partir de la proyección entre la deuda contratada vigente a 31 de diciembre del año pasado y los ingresos reales de carácter corriente liquidados en el presupuesto de 2018. Hay que esperar unas semanas para conocer la cifra final pero es casi seguro que estará por debajo del 43%, lo que otorga al Consistorio total libertad para solicitar préstamos y escapar de la vigilancia del Ministerio.
balance. Para Alfonso Polanco, la gestión económica del actual equipo de Gobierno ha estado marcada por dos etapas diferenciadas. «Los primeros cuatro años, la necesidad de dar un vuelco a la difícil situación económica del Ayuntamiento, nuestros esfuerzos se centraron en asegurar los servicios públicos esenciales y dar cobertura a las necesidades básicas de los palentinos más necesitados», explicó.
«Y una segunda, que está a punto de finalizar, que ha servido para que la ciudad haya comenzado a ver inversiones y mejoras sustanciales en todos los ámbitos», argumentó el regidor.
En este sentido, Alfonso Polanco y su edil de Hacienda, Sergio Lozano, ofrecieron datos como los 21,57 millones de euros de liquidez, un plazo de pago medio a proveedores de 38,79 días -el máximo es 60-, el cumplimiento del techo de gasto y  los ocho ejercicios cerrados con superávit. 
De hecho, el primer edil avanzó que la liquidación del presupuesto de 2018 arrojará un saldo positivo de 3 millones, cuyo destino se especificará a partir del 11 de marzo.

 

Apuesta por la congelación y bajada de impuestos
Otro de los ejes que ha centrado la gestión económica del equipo de Alfonso Polanco ha sido la política fiscal, marcada por una reducción de la presión sobre los palentinos.
Entre las medidas impulsadas estos ocho años, destaca la reducción general del 3% de la contribución -Impuesto de Bienes Inmuebles- y la bonificación de otro 3% para los recibos domiciliados, una medida que ha incrementado en casi 600 el número de contribuyentes que redirigen el pago a través del banco.
La bonificación del 75% para vehículos híbridos y exención automática a los de más de 25 años en el rodaje (IVTM); la reducción del 1% a todos los coeficientes y las máximas bonificaciones en el Impuesto de Actividades Económicas o la eliminación de la tasa por licencia de apertura, que durante los dos primeros meses del año ya ha beneficiado a 63 empresas, son otras de las decisiones fiscales de las que presume Alfonso Polanco.

Un esfuerzo para rebajar las deudas por sentencias por debajo del millón
Una de las rémoras que soportan las arcas municipales desde hace años es el pago de sentencias urbanísticas por gestiones heredadas del anterior gobierno socialista. Cuando Alfonso Polanco llegó a la alcaldía capitalina, la deuda contraída judicialmente sumaba más de 12 millones de euros, lo que, según el propio edil, ha restringido la capacidad de gasto e inversión en el Ayuntamiento durante sus dos mandatos. En estos ocho años, el PP ha logrado reducir esa cifra a 2,74 millones de euros, pero lejos de conformarse la intención del equipo de Gobierno de Polanco es terminar el mandato dejando la cifra por debajo del millón de euros. Para ello, en los próximos días sacará a licitación una nueva parcela, con la que espera obtener los ingresos necesarios para comprar suelo y restituirlo al patrimonio público. Y es que cuando el Ayuntamiento enajenó a Alquiler y Gestión Calle Colón las parcelas 23-5-A y 23-5-B de la calle Marcos de Celis, y las 3-A y 3-B, de la calle Lola de la Fuente por 3,8 y 4,2 millones de euros, respectivamente, todas en el entonces denominado Sector 8 -hoy, barrio de la Nueva Balastera- cometió un error. Cuando el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León declaró ilegal la venta de las parcelas y obligó al Ayuntamiento a reingresar los solares al patrimonio municipal y convertir las viviendas en VPO, se generó una deuda de más de ocho millones de euros que la corporación del PP ha ido abonando como ha podido durante estos ocho años.