Los análisis de control del agua de nueve pueblos no figuran en Sanidad

diariopalentino.es
-

El Registro que maneja el Ministerio, donde se deben recoger las incidencias, tiene también otro 'agujero', de 5 localidades a las que no se puede acceder para conocer los informes sobre la calidad del agua que suministran

Los análisis son obligatorios por la normativa vigente. - Foto: DP

El Real Decreto que regula el control de la calidad del agua de consumo humano es diáfano: «La información dada a los consumidores deberá ser puntual, suficiente, adecuada y actualizada sobre todos y cada uno de los aspectos descritos en este Real Decreto, a través de los medios de comunicación previstos por cada una de las Administraciones implicadas
y los gestores del abastecimiento».
Pues bien, al menos nueve municipios de la provincia no cuentan o no hacen públicos los resultados de los análisis de su agua.
No lo hacen, como es preceptivo, a través del Sinac, el Sistema de Información Nacional de Agua de Consumo que recoge datos sobre las características de los abastecimientos y la calidad del agua de consumo humano que se suministra a la población española, y que depende del Ministerio de Sanidad.
El listado de municipios que figuran en el Sistema sin analíticas lo forman Cordovilla la Real, Marcilla de Campos, Piña de Campos, Prádanos de Ojeda, Ribas de Campos, Santibáñez de Ecla, Sotobañado y Priorato, Villaumbrales (en Cascón de la Nava sí figuran resultados) y Villovieco.
No es la única laguna que muestra el Sinac.
Otros 5 municipios de la provincia carecen de datos en el Sistema, que no permite acceder a ellos.
Es el caso de Revenga de Campos, Santoyo, Villalobón, Villarmentero y San Cebrián de Mudá.

Contradicción. Estas deficiencias en el sistema entran en contradicción con los principios básicos que rigen su funcionamiento y con sus objetivos, que son detectar y prevenir riesgos para la población derivados de la ingesta de agua contaminada, identificar en el ámbito local, autonómico y nacional la calidad del agua de consumo humano y de las características de los abastecimientos y facilitar al ciudadano información básica de las zonas de abastecimiento y la calidad del agua de consumo humano.
Sin datos es complicado que se pueda aportar información sobre las características de las infraestructuras que componen los abastecimientos y más aún facilitar la coordinación de los programas de vigilancia sanitaria destinados a prevenir los posibles riesgos específicos para la salud derivados del consumo de agua.