scorecardresearch

El tiroteo mortal de Salamanca fue tras una discusión banal

SPC
-

La subdelegada del Gobierno, Encarnación Pérez, relata que siguió a las personas con las que había tenido un roce cuando abandonaron el local para acabar abriendo fuego contra ellos por la espalda

La subdelegada del Gobierno en Salamanca, Encarnación Pérez, y el jefe de la Comisaría Provincial de Policía Nacional, el comisario Luis Jesús Esteban. - Foto: David Arranz

El presunto asesino del barrio de Garrido en Salamanca disparó a sus víctimas, un hombre de 51 años que resultó fallecido y un mujer de 53 que está herida de gravedad, tras mantener con ellos una discusión banal en la terraza de un local de hostelería cercano. Es el principal móvil que barajan los investigadores como causa probable del crimen, según explicó este miércoles la subdelegada del Gobierno en la provincia salmantina, Encarnación Pérez, quien compareció para explicar los detalles del presunto asesinato junto al comisario de la Policía Nacional, Luis Jesús Esteban.

Pérez, quien condenó en primer lugar los hechos acaecidos en la madrugada del sábado al domingo en la capital del Tormes, quiso unirse al dolor de la familia y los amigos de José María, el hombre asesinado, un técnico de rayos del Hospital de Ávila a quien, según expresó la subdelegada, “le quedaban, a buen seguro, muchos proyectos por realizar”, y mostró su apoyo a los familiares de Belén, la mujer gravemente herida que continúa en peligro en la Unidad de Cuidados Intensivos del edificio Virgen de la Vega del Complejo Asistencial de Salamanca. 

No en vano, Encarnación Pérez quiso realizar una actualización sobre el estado de la mujer, de 53 años, que se debate entre la vida y la muerte tras el tiroteo. “Según las últimas noticias que tenemos, de hace apenas unos minutos, continúa muy grave tras una primera intervención quirúrgica realizada el fin de semana y hay que esperar unos días para ver su evolución. Si es buena, tal vez se pueda llevar a cabo una segunda operación si las condiciones lo permiten. Esperamos que pueda salvar la vida”, resumió.

Disputa verbal

A continuación, la subdelegada del Gobierno relató los hechos probados hasta ahora, fruto de la investigación llevada a cabo por las fuerzas policiales. La madrugada del sábado al domingo, José María y Belén, en compañía de otra mujer, se encontraban tomando algo en una terraza de un establecimiento de hostelería en el salmantino barrio de Garrido. Un individuo se acercó al grupo de tres tratando de entablar una conversación con ellos, especialmente con los dos mujeres y, sobre todo, con Belén, la mujer que está gravemente herida.

La reacción del grupo fue “rechazar ese encuentro verbal”, aunque a pesar de mostrar su postura, el individuo hizo caso omiso y se atrevió a invitarlas a una copa que acercó hasta la mesa. Ante la insistencia del sujeto, se produjo una disputa verbal “sin ningún tipo de violencia”. A continuación, se levantaron y se fueron en dirección a la casa de la segunda mujer, a quien acompañaron hasta dejarla en su domicilio y, ya estando solos, José María continúo con Belén para acompañarla a su casa en segundo lugar.

Mientras el grupo se levantó, el sujeto con el que habían tenido el roce se quedó sentado en la terraza, pero al poco tiempo se levantó y empezó a caminar en la dirección por la que se habían marchado los tres. Les siguió a cierta distancia y, presuntamente, asistió de lejos al momento en el que dejaban a la tercera persona en su casa. Una vez se hubieron quedado solas las dos víctimas y se estaban acercando a la casa de Belén, el presunto asesino sacó una pistola y disparó por la espalda, primero a él y después a ella. Cuando ya estaban en el suelo, volvió a accionar el arma de fuego “con intención de rematarlos”. Luego, se retiró “tranquilamente” del lugar.

Rápida actuación

A partir de ese momento comenzó una investigación que, unas horas más tarde, concluyó con la detención del único sospechoso de la comisión del crimen. El presunto asesino permaneció desde la tarde del domingo en dependencias policiales hasta la tarde del este martes cuando pasó disposición judicial y el juez decretó su ingreso inmediato en prisión comunicada y sin fianza. Según especificó la subdelegada, se le acusa de un delito de asesinato consumado y de otro en grado de tentativa. La pasada noche ya la pasó en el centro penitenciario de Topas.

La subdelegada del Gobierno concluyó su intervención felicitando a la Policía Nacional por la consecución del arresto. “La rápida actuación de todos los agentes que han intervenido en la investigación y en el operativo ha culminado en menos de 48 horas con éxito. Era un operación que podía haberse complicado pero la gran profesionalidad de los policías ha propiciado que se pueda lograr. Los ciudadanos estaban intranquilos, porque esta es una de la ciudades más tranquilas de Castilla y León y del país, Había cundido un poco la alarma pero, por suerte, hemos podido descansar”, finalizó.