Iberdrola obtiene 964 millones de beneficio hasta marzo

Efe
-
Iberdrola obtiene 964 millones de beneficio hasta marzo - Foto: IBERDROLA

La compañía eléctrica gana un 15% más que en el mismo período de 2018 gracias a las mejorar tarifarias en Brasil o a la contribución a la producción del parque Wikinger

Iberdrola obtuvo un beneficio neto de 963,9 millones de euros en el primer trimestre del año, un 15% más que en el mismo período de 2018, impulsado por el aumento de la demanda, el incremento de la producción eólica marina y el buen comportamiento del negocio de generación y clientes en España.
Según ha comunicado hoy la eléctrica a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el resultado bruto de explotación (ebitda) ascendió a 2.599,4 millones de euros, lo que supone un incremento del 11,9%, con mejoras en todos los negocios.
El resultado se vio influido de forma positiva por las mejoras tarifarias en Brasil junto con las eficiencias logradas y el aumento de la demanda, el incremento de la producción eólica marina gracias a la contribución del parque Wikinger este año el primer trimestre completo, la mayor capacidad instalada en México y el buen comportamiento del negocio de generación y clientes en España.
Sin embargo, pesaron en contra el descenso de la producción en Reino Unido por la venta de activos de generación convencionales y la entrada en vigor en ese país de precios máximos sobre determinadas tarifas de electricidad y gas.
Los ingresos de la compañía repuntaron un 8,5% hasta marzo, hasta situarse en 10.138,9 millones de euros, y el margen bruto mejoró un 7,8%, hasta alcanzar los 4.323,1 millones, en el trimestre.
Por su parte, el resultado neto de explotación (ebit) se situó en 1.632,2 millones de euros, un 17,7 % más que en el mismo período del año anterior.
El negocio de Redes, que mejoró en todas las geografías, generó un ebitda de 1.318,4 millones de euros, un 9,9% más, mientras que el de Renovables se situó en 683,6 millones de euros, un 13,3% más, gracias a Reino Unido, Brasil y México, y la aportación de la eólica marina, que compensaron la menor producción en España y Estados Unidos.
En el caso del negocio de Generación y Clientes, el ebitda creció un 19,2% y alcanzó lo 600,5 millones de euros, apoyado fundamentalmente en el comportamiento de España y México, que compensaron el descenso del 66,2% que ha habido en Reino Unido por la venta de los activos de generación térmica a finales de 2018 y la entrada en vigor en enero de precios máximos sobre determinadas tarifas de electricidad y gas.
Por otra parte, Iberdrola, dentro de las desinversiones que lleva a cabo, alcanzó en el primer trimestre del año un acuerdo con Lyntia Networks para la cesión a largo plazo del derecho de uso de su capacidad excedentaria de fibra óptica, por una contraprestación de 260 millones de euros, que no tiene todavía impacto en los resultados de los primeros tres meses de 2019.
El presidente del grupo, Ignacio Galán, ha afirmado que "estos resultados, unidos a la evolución de nuestras diferentes iniciativas de crecimiento, reafirman nuestra positiva perspectiva para todo el año 2019", para el que la compañía ha mejorado la estimación de su resultado y de su dividendo a final de año hasta alcanzar un crecimiento que se situaría en la parte media de la primera decena.

 

Dividendo. Por otro lado, la energética ha elevado sus previsiones de resultados y de dividendo para 2019 situándolo en high single digit (algo menos del 10%) por el aumento de tarifas en Brasil, la aceleración de la construcción de un ciclo combinado en México que entrará este año en funcionamiento y a sus planes de eficiencia.
Durante la presentación de los resultados del primer trimestre de 2019 a los analistas, Sánchez Galán explicaba así la mejora de las guías de los resultados netos previstos por la compañía para 2019, que pasan de mid single digit (en torno al 5%) a high single digit.
Galán, que ha dicho que la compañía llevará a cabo planes de eficiencia en todos los países donde está implantada, también se ha referido a la suspensión del impuesto a la generación eléctrica del 7% en España, que volvió a entrar en vigor el 1 de abril y que ha tenido un impacto sobre los tributos a pagar en el primer trimestre de 2019 de entre 40 y 50 millones de euros.