Herrera niega que sea partidista defender la unión de España

SPC
-
Herrera (d), durante su intervención en el Pleno - Foto: Ical

Tudanca le pide que no se deje llevar por "cantos de sirena" y Pablo Fernández lo llama patriota de "pacotilla" por no atender los problemas de los castellanos y leoneses

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, rechazó hoy los reproches de los portavoces de los grupos Socialista y Podemos, Luis Tudanca y Pablo Fernández, por su presencia en la manifestación del 10 de febrero en Madrid en la que aseguró acudió en nombre propio, y no con fines partidistas, para defender la unidad de España y pedir elecciones generales, anunciadas para el 28 de abril, desde su compromiso constitucional y con el autonomismo.

Herrera respondió en la sesión de control al Ejecutivo del pleno de las Cortes a las acusaciones por el uso partidista de su cargo por parte de Tudanca y Pablo Fernández. El primero pidió al presidente que no se deje llevar por “cantos de sirena” que lo conducen a las “rocas”, mientras que el segundo lo acusó de ser un patriota de “pacotilla”, tras exhibir en sus manos una bandera española.

En ese sentido, Tudanca tomó primero la palabra y criticó que Herrera acudiera a una manifestación de la “ultraderecha”, como si Castilla y León no necesaria un “gobierno a pleno rendimiento, al 100 por 100”, por lo que pidió al jefe del Ejecutivo autonómico que se dedique a lo de “todos” y “no a lo suyo”. Insistió en que “nunca” ha estado en esas posiciones, ni él ni el PP de Castilla y León.

Herrera y Tudanca aseguraron que comparten la defensa de la unidad de España, si bien el presidente de la Junta aseguró que “nunca” le habían reprochado que acudiera a actos de su partido, como recordó hacen otros dirigentes autonómicos y alcaldes de ciudades importantes de la Comunidad. Además, señaló que tampoco imaginó que le afearan su presencia en una manifestación que fue “irreprochable” en las formas.

El presidente insistió en que no acudió a la protesta para hacer política partidista, sino para expresar un sentimiento y ejercer un derecho reconocido en la Constitución desde su “compromiso” constitucional y autonómico. Además de la unidad de España, Herrera señaló que pidieron elecciones, algo que en su opinión debía compartir también el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien recordó anunció el adelanto electoral pocos días después.

Pablo Fernández expuso que la manifestación era “legítima”, pero añadió que también “partidista”, por lo que le pidió que haga política para “todos” y no solo para su partido. En su opinión se ha convertido en un “lacayo de la extremaderecha”, puesto que ha doblegado la cerviz ante los hijos putativos de Aznar, que a su juicio son partidarios de una España en “blanco y negro” en la que el NoDo pone la música de fondo.

Herrera afeó a Tudanca que calificara de “anécdota” la polémica por la figura del relator y los 21 puntos planteados por el presidente Quim Torra, mientras que a Pablo Fernández le recordó quienes han sido sus “aliados” y con quienes se han “paseado” y visitado en las cárceles. También censuró la protestas apoyadas por Podemos para rodear el Congreso de los Diputados, el Tribunal Supremo o el parlamento andaluz, algo que también recordó al portavoz socialista.