Sacyl ofrecerá contratos de tres años a casi 100 residentes

SPC
-
El consejero de Sanidad, Antonio Sáez (c), junto a dos altos cargos de su departamento. - Foto: R. Valtero (Ical)

El consejero asegura que la Junta no incorporará a los graduados que no hayan obtenido el MIR y avanza que estudia mejoras en las remuneraciones

La Consejería de Sanidad ofrecerá contratos de tres años a casi un centenar de residentes de Medicina de Familia y Comunitaria, unos 96, que terminan su especialidad en mayo, con el objetivo de que se incorporen a los equipos de Atención Primaria de Castilla y León. Ésta es una de las medidas que baraja, tras confirmar ayer su titular, Antonio Sáez Aguado, que elEjecutivo regional descarta la posibilidad de contar con facultativos que no hayan terminado su MIR, después de la avalancha de críticas recibidas desde diferentes asociaciones médicas y sindicatos, que dudaban de la legalidad de esta medida llevada a cabo por la Consejería de Sanidad. El consejero explicó que su departamento trabaja ya en otras «alternativas» expuestas por las sociedades científicas, con las que se comprometió este martes a estudiar y aplicar estas medidas, que pretenden hacer frente al déficit de profesionales sanitarios, un problema que recalcó no es exclusivo de Castilla y León, si bien en la Comunidad tiene un «foco muy activo» sobre el servicio sanitario.
Al respecto, el responsable de Sanidad señaló que el paquete de políticas que analiza su departamento incluye también una mejor remuneración, en concreto, para las acumulaciones de jornada en los casos en que existan dificultades para encontrar sustitutos. Asimismo, Sáez Aguado, que presentó el programa ‘Lecturas Pacientes’, indicó que la Consejería también tiene sobre la mesa iniciativas relacionadas con la productividad, así como otras que ya han sido trasladadas al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, como el incremento de la oferta de plazas de formación en las especialidades deficitarias.
Igualmente, el titular de Sanidad insistió en pedir, como ya han hecho otras comunidades, una convocatoria extraordinaria para MIR de Medicina de Familia, así como agilizar la acreditación de nuevas unidades docentes, puesto que Castilla y León cuenta con 12 y 4.000 tutores, o el aumento del número de plazas existentes. Ante esto, el consejero denunció que el proceso de acreditación es «demasiado lento» puesto que algunas están planteadas desde hace dos o tres años.
Problemas con el ministerio.

Sáez Aguado reconoció que existe «resistencia» en el equipo del Ministerio que capitanea María Luisa Carcedo a lanzar una convocatoria MIR extraordinaria. Además, insistió en que los problemas actuales no son responsabilidad de este gabinete, sino de las decisiones que se adoptaron hace diez u once años, así como a «errores» en la planificación. Por ello, recalcó que la solución debe ser articulada por las comunidades y el Ministerio de Sanidad, y animó a las sociedades científicas, colegios profesionales y los sindicatos a buscar con la Consejería una solución a través de medidas que se concretarán en los «próximos días».
De la misma forma, recordó la convocatoria con casi 800 plazas que tiene prevista la Junta, el concurso de traslados y el programa de retención del talento de los mejores MIR, que también ofrece contratos de tres años para facilitar que los nuevos especialistas se queden en Castilla y León.