Más de 500 cofrades llevan 16 pasos a hombros y a costal

E.M.
-
Más de 500 cofrades llevan 16 pasos a hombros y a costal - Foto: Eva Garrido

En las últimas semanas, varias cofradías de la capital ensayan bajo los varales pero sin imágenes para organizar los cuadros de cargadores que recorrerán las calles a partir del Viernes de Pasión

Bajo los varales. Así se pasarán algún momento de la Semana Santa los más de 500 cofrades palentinos que portan pasos de las distintas cofradías en las procesiones de la capital. Con imágenes de distinto tamaño y peso, casi uno de cada diez cofrades palentinos cargará en algún momento los pasos que desfilarán por las calles desde el Viernes de Pasión hasta el Domingo de Resurrección.
De ahí que estos días previos puedan verse cuadrillas de cargadores o portadores por diferentes puntos de la ciudad que, sobre varales vacíos, realizan los oportunos ensayos para que todo salga lo mejor posible cuando lleven sobre ellos las imágenes.
En Palencia, la mayoría de las tallas de las cofradías se llevan utilizando uno o los dos hombros, excepto en el caso de La Sentencia, que curiosamente es la primera hermandad que procesiona en esta celebración y que el próximo 12 de abril recorrerá las calles del centro de la capital con Nuestro Padre Jesús de la Sentencia (Ventura Gómez Rodríguez, 2011) a costal. Será la primera vez que lo haga desde el traslado a su nueva sede canónica, dado que en junio del año pasado cambió la parroquia de María Estela por la capilla de las Agustinas Recoletas. Son 35 los costaleros que, sobre la séptima vértebra cervical, llevan entre 20 y 25 kilos cada uno bajo las indicaciones de los capataces y contraguías. Además de un ensayo que realizan en diciembre, llevan días cargando con sacos de arena sobre el paso para practicar antes de su salida oficial.
Los hermanos de la Vera Cruz también ultiman estos días la posición que ocupará cada uno en las distintas tandas y pasos, pues son los responsables de cargar la imagen de mayor peso de todas las que salen en la Semana Santa palentina y la que más medios humanos precisa. Se trata de Nuestra Señora de la Vera Cruz (Melchor Gutiérrez, 1997), cuyos cerca de dos mil kilos deben ser portados por 120 personas, para lo que se precisa una enorme compenetración y organización previa.
Junto a la Virgen, los 1.200 kilos de la Santa Vera-Cruz Lignum-Crucis (Gregorio de Portilla y Tomás de la Sierra, siglos XVII y XX), que desfilan bajo los hombros de 65 hermanos el Jueves Santo.
La cofradía de Jesús Nazareno, la que más pasos saca a hombros durante el ciclo procesional, precisa 60 hermanos para cargar la imagen de Jesús Nazareno con el Cirineo (Víctor de los Ríos, 1955), que  tiene 1.200 kilos de peso y cuya presencia impone a su paso por las calles de la capital.
Por su parte, los 680 kilos de Nuestro Padre Jesús Nazareno (Tomás de la Sierra, 1717) son llevados por 32 personas, mientras que Nuestra Madre la Virgen de la Amargura (Víctor de los Ríos, 1955) va sobre los hombros de 56 personas, que cargan con sus 750 kilos de peso.
incorporaciones. Los ensayos también se suceden estas jornadas previas en los entornos de la sede del Santo Sepulcro. Una decena de hermanos son los responsables de llevar el Santo Sepulcro (Ramón Núñez, 1927), de 350 kilos, mientras que otros 36 son los que se precisan para procesionar a  la Virgen de la Quinta Angustia (Antonio de Amusco, siglo XV ) y a la Dolorosa (V. Espinet, 1906).
Se unen a estas imágenes las del Santo Cristo Señor de la Vida y de la Muerte (hermanos Martínez, 2002), que es llevada por una docena de cofrades; y Nuestra Señora de los Ángeles (Esteban Sánchez Rosado, 2017), que es portada por 12 hermanos, ambas de La Piedad. Entre las últimas incorporaciones a los desfiles procesionales de la capital se encuentra Nuestra Señora del Perdón (Óscar Salmerón, 2018) de la hermandad de La Misericordia, que el año pasado procesionó por primera vez y que precisa 25 personas para ello.
Además de estas imágenes, las cofradías palentinas tienen otras de menor tamaño que también se llevan a hombros, como Nuestro Padre Jesús Crucificado (Alejo de Vahía, siglo XIV), llevado por 8 personas;  el Santísimo  Cristo de la Vera-Cruz (anónimo, siglo XV ), que precisa una decena de cofrades;  Nuestra Señora del Dolor (anónimo, siglo XIX), sobre los hombros de diez hermanos; y la Virgen del Rompimiento (anónimo, 1942), que sale a procesionar con doce personas.