CaixaBank prevé que España crecerá más que la zona euro

Agencias
-
CaixaBank pagará el 15 de abril un dividendo complementario de 10 céntimos - Foto: Kai Försterling

Gual destaca que aún quedan retos pendientes para seguir mejorando la competitividad y valora que el BCE se replantee la idoneidad de mantener la política de tipos negativos

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, se ha mostrado hoy "optimista" sobre el futuro de la entidad, al asegurar que el banco es una historia de "éxito que se proyecta al futuro con ambición y fundamentos muy sólidos". También augura que España y Portugal crecerán "por encima de la media de la zona euro" en 2019, pero ha destacado que quedan "retos pendientes": reducir los niveles de deuda pública, retomar el camino de las reformas para seguir mejorando la competitividad y sentar las bases para un crecimiento inclusivo.

Gual se ha referido también a la política monetaria de la zona euro, en un momento en el que el Banco Central Europeo (BCE) empieza a replantearse la idoneidad de mantener la política de tipos negativos, una decisión que cree que "sería positiva y alentadora, ya que la situación que provocó la toma de estas medidas, cuando se temía una posible deflación, ha quedado superada", ha aseverado. 
Además, el presidente de la entidad ha apuntado a un "crecimiento del crédito modesto" y ha señalado que la bajada de rentabilidad de depósitos sigue provocando el trasvase hacia productos de inversión estables".
A pesar de una evolución "menos favorable" en el primer trimestre de 2019, de los bajos tipos de interés, de la "incertidumbre" que provocan las tensiones comerciales con EEUU o el Brexit, y del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado, Gual se ha mostrado convencido de que la entidad saldrá "reforzada" con las medidas que está tomando dentro de su Plan Estratégico 2019-2021, aunque ha reconocido que "tienen un coste a corto plazo". 
Gual se ha pronunciado en estos términos durante la junta de accionistas que se celebra en el Palacio de Congresos de Valencia, un encuentro marcado por las negociaciones del ERE que plantea la entidad y que supondría el despido de 2.157 trabajadores (más del 7% de la plantilla), el cierre de 793 oficinas (el 18% de la red) y medidas de movilidad geográfica.

Durante la junta, que ha contado con un quórum del 65,3% del capital social, Gual ha realizado una valoración "muy buena" del Plan Estratégico 2015-2018 en un "entorno extraordinariamente complejo" en el que CaixaBank ha logrado "reforzar su liderazgo comercial" en España. 
Para los próximos años, el banco tendrá que esforzarse en un "entorno de gran exigencia" y de "crecimiento moderado" de la economía mundial. En su opinión, es un "contexto positivo" pero con "incertidumbres", como las tensiones comerciales con EEUU o el Brexit. 

También ha comunicado que el banco pagará a partir del 15 de abril un dividendo complementario de 10 céntimos brutos por acción con cargo al beneficio de 2018.

Por otro lado, los accionistas, han aprobado, entre otras propuestas formuladas por el Consejo de Administración, la reelección como consejeros de Gonzalo Gortázar, Amparo Moraleda, John S. Reed y María Teresa Bassons, y el nombramiento como nuevos miembros del Consejo de Administración de Marcelino Armenter y Cristina Garmendia.

 

Compromiso. Además, el presidente de la entidad ha resaltado los desafíos que plantea el nuevo entorno para el sector financiero, “como la revolución de los datos y la movilidad”. En todo caso, para Gual “la transformación digital nos proporciona una gran oportunidad para interactuar más con nuestros clientes y ofrecerles una mejor experiencia, algo que desde CaixaBank hemos demostrado que sabemos aprovechar”.
Jordi Gual también se ha referido a la “regulación en el ámbito de la conducta y de la protección de los datos de los clientes y su privacidad”. El presidente de la firma ha asegurado que “compartimos esta sensibilidad y somos muy conscientes de la importancia de actuar con la máxima transparencia e integridad, y de contar con un modelo de gobierno sólido, que asegure el máximo nivel de cumplimiento de las obligaciones en el ámbito bancario, asegurador y de mercado de valores”.

Por otro lado, el dirigente ha señalado cómo el conjunto de la sociedad espera de las empresas una mayor responsabilidad social. Según Gual, “las exigencias sobre los bancos todavía son más fuertes tras la crisis, pero cumplir con estas expectativas facilitará la recuperación de la confianza en el sector financiero”. En esta línea, Gual ha insistido en que “el modelo de banca socialmente responsable está en nuestro ADN y es una fuente sostenible de generación de valor para accionistas, clientes, empleados y para el conjunto de la sociedad”.
En este sentido, el presidente ha resaltado que “el compromiso de todos los profesionales de la entidad con nuestra misión y nuestros valores nos permite ser optimistas: CaixaBank es una historia de éxito, que se proyecta al futuro con ambición y con unos fundamentos muy sólidos”.