El obispo de Zamora reivindica la libertad de todos"

SPC
-
El obispo de Zamora reivindica la libertad de todos"

Gregorio Martínez pide que "no se impidan las creencias, las manifestaciones, como la procesión del Corpus del otro año"

El obispo de Zamora, Gregorio Martínez, ha pedido que se respete la fe del pueblo zamorano, que “se agarra a la Semana Santa porque no tiene otra cosa” y exhortó a los asistentes a la misa pontifical que presidió en la Catedral de Zamora: “Respetémonos. No perturbemos esta historia, esta santa tradición, sobre todo las autoridades, que deben velar por la libertad de todos. De todos”.

Martínez Sacristán hizo estas declaraciones durante la eucaristía que precedió a la celebración de un Vía Crucis con el que terminó un fin de semana marcado por la celebración del VII Congreso Nacional de Hermandades y Cofradías. “Sed misericordiosos como vuestro padre es misericordioso con vosotros. Así podríamos resumir el texto del evangelio de San Lucas que se proclama en esta celebración del domingo, día del Señor. Todo gira ante esta invitación desconcertante que el Señor hace a sus discípulos. No pueden actuar como los demás hombres, sino según Dios”, señaló.

Gregorio Martínez, quien subrayó que “el Hijo de Dios muriendo por nosotros es un hecho histórico, no inventado”, recordó que es el “fundamento religioso” de la Semana Santa. “Mucha gente de este pueblo quiere que ni se pierda ni se mezcle con otras cosas que no son. Mucha gente que está callada pero que siente, que piensa y que quiere que esto sea como fue”, aseguró. “Gracias a Dios, que suscita en nosotros estos sentimientos y nos mantiene unidos, Son los sentimientos y los hechos por los que somos salvados. Facilitemos nuestras creencias, no impidamos las creencias, las manifestaciones, como la procesión del Corpus del otro año”, añadió.

Además, hizo hincapié en que la Catedral de Zamora “pertenece a la historia de los cristianos” y apostilló: “Hay que saber respetar y no provocar poniendo delante una manifestación nudista soez y provocativa. Es nuestro legado, el mayor legado que tiene Zamora esta iglesia pequeña, pobre y despoblada. Tiene este legado extraordinario que hay que respetar y ensimismarse con él”.