Solo cinco pueblos crecen en población de forma sostenida

Carlos H. Sanz
-

Todos están en el alfoz mientras que cincuenta localidades han perdido en estos 10 años un 20% o más de su censo

Solo cinco pueblos crecen en población de forma sostenida - Foto: Ana M. DÁ­ez

La despoblación es el gran mal que amenaza el presente y futuro de la provincia. Los datos que hablan de la pérdida de población son contundentes, y basta bucear un poco en el Instituto Nacional de Estadística para traducir a números el drama de una Palencia cada vez más vacía. En la última década, ha perdido 11.419 habitantes, 5.574 desde 2015 -el último mandato político municipal y regional- y 1.355 respecto al año pasado.
Es cierto que en estos 10 años, hay 19 localidades que ofrecen un saldo positivo, pero si uno se percata de las tendencias, si se fija solo en aquellos municipios que mantienen un crecimiento sostenido de la población, su número se reduce a cinco: Grijota, Villalobón, Villamuriel de Cerrato, Fuentes de Valdepero y Husillos.
Efectivamente, todos están situados en el alfoz de la capital y es probable que un buen número de los 3.997 vecinos que ha perdido la ciudad en la última década hayan recalado en su padrón, ejerciendo además de polo de atracción de localidades menores de su entorno. En términos absolutos, Grijota es el municipio que ha sumado un mayor número de vecinos, 826 en 10 años, que han hecho que su población haya pasado de 1.443 a 2.269. Villalobón y Villamuriel son los siguientes, con 583 y 493 habitantes que han dejado el número total en 1.652 y 6.503, respectivamente.
Fuentes de Valdepero ha crecido hasta prácticamente doblar su población, de 241 a 429, 188 nuevos vecinos; mientras que en Husillos viven 85 personas más, lo que ha incrementado su censo hasta los 313 habitantes.
Juntos han aportado a la población de la provincia 2.175 habitantes en la última década, aunque eso no ha logrado paliar la sangría poblacional que ha hecho que Palencia haya perdido 11.419 habitantes desde 2008.
En términos relativos, el incremento poblacional fue espectacular en Fuentes de Valdepero (78%), Grijota (57%), Villalobón (54%), Husillos (37%) y Villamuriel (8,2%). 
Junto a estas cinco localidades, destacan otras tres, Páramo de Boedo, San Cebrián de Mudá y Dehesa de Romanos, que anotan incrementos poblacionales en los puntos de análisis respecto a las últimos año, mandato y década, pero con censos que revelan que ese crecimiento ha sufrido algún que otro altibajo.
Páramo de Boedo tenía hace una década 102 habitantes y ahora suma 121, 19 más, pero entre 2008 y 2014 su población cayó a 76 vecinos, lo que demuestra que ha sabido atraer a nuevos vecinos. San Cebrián y Dehesa de Romanos son casos similares, han pasado en 10 años de 153 y 39 a 162 y 42 vecinos, respectivamente, pero a lo largo de este camino perdieron población que por suerte han sabido recuperar.
10 años de sangría. Si se analizan exclusivamente los datos de la última década, hay 19 municipios que han incrementado su población, mientras que otros tres han logrado mantenerla. Estas 22 localidades han aportado al padrón 2.330 vecinos, mientras que el resto, 169 pueblos, han perdido un total de 13.749 vecinos, que han desaparecido de sus padrones, bien porque hayan fallecido, bien porque hayan emigrado a otras localidades de dentro o fuera de la provincia.
Hay datos que describen su drama. De esos 169 municipios, 50 han perdido en estos 10 años un 20% o más de su población. Siendo grave, hay casos dramáticos: Perales y Villodre, por ejemplo, han perdido más del 40% de su población en la última década, al pasar de 167 a 90 y de 29 a 17 habitantes, respectivamente.
Otros ocho municipios, San Román de la Cuba, Riberos de la Cueza, Pozo de Urama, Santa Cruz de Boedo, Buenavista de Valdavia, San Mamés de Campos, Santibáñez de Ecla, Polentinos y Tabanera de Valdavia, han visto cómo en este tiempo se escapaba más del 30% de su población.
El padrón de otros 20 municipios ha adelgazado entre un 20 y un 30% en la última década; en 77, entre un 10 y un 20% -Carrión, Cervera, Baltanás, Dueñas...- y en 42, entre el 0,1 y el 10%, siempre según los datos del INE.
cuatro años. Si se cierra el foco sobre los cambios en los censos municipales durante los últimos cuatro años, el mandato político que concluirá en mayo, los datos permiten intuir qué municipios están trabajando con más éxito en revertir su despoblación.
Es cierto que hay múltiples factores que pueden haber influido durante cuatro años en el aumento de población y también que a la cabeza del crecimiento en estos cuatro años siguen estando Grijota, Villalobón y Villamuriel de Cerrato, con 210, 110 y 53 vecinos más, respectivamente.
No obstante, entre los 29 pueblos que han sumado vecinos desde la última cita con las urnas, hay casos significativos como Páramo de Boedo, que ha sumado 45 nombres a su padrón, Brañosera (26 más), Hornillos de Cerrato (24) o Husillos (21). 
Hay 13 pueblos que han sumado más de 10 vecinos en este tiempo y otros 9 han mantenido su censo en los mismos números que en 2015.
Desde la última cita con las urnas, hay 153 localidades que han perdido población. En términos absolutos, son los municipios más grandes quienes lideran la pérdida poblacional: Velilla del Río Carrión    (-138), Saldaña (-145), Cervera (-145), Barruelo (-146), Herrera (-174), Aguilar (-246), Guardo (-571) y Palencia (-1.549). Hay 11 localidades que han perdido más de un centenar de habitantes en estos cuatro años.
Los últimos datos. Estos son los datos de larga y media distancia, pero si se opta por analizar la comparativa con el año anterior, el análisis también ofrece apuntes de interés. Los últimos datos oficiales a fecha del 1 de enero de 2018 -hay que tener en cuenta que el INE tarda un año en cerrar los padrones, de ahí que se hayan hecho públicos en enero- revela que durante el último año se perdieron 1.355 habitantes en la provincia, al pasar de los 163.390 a 162.035 habitantes, un 0,8% menos.
Esa pérdida poblacional se repartió entre las 39 localidades que ganaron población, con Grijota, Villalobón, Villamuriel, Villaluenga y Magaz a la cabeza con 57, 40, 20, 14 y 12 habitantes más en el último año 14 municipios que lograron mantenerla sin problemas y 138 que perdieron vecinos.
Estas 138 localidades han restado 1.620 nombres a sus censos, y es en Palencia, Guardo, Aguilar, Venta de Baños y Saldaña donde más profunda ha sido la dentellada de la despoblación, con 263, 126, 74, 66 y 63 vecinos menos.
Esta misma semana el Instituto Nacional de Estadística ha publicado lo que se denomina padrón continuo, en el que se reflejan las variables de edad, sexo y nacionalidad. Así, el primer dato que destaca es que de los 162.035 habitantes hay mayoría las mujeres: 81.712 frente a 80.323 hombres. 
Sin embargo, la pérdida de población femenina fue ligeramente más acusada el último año, al pasar de 82.447 a 81.712 -un 0,9% menos- frente a la de los hombres, que pasaron de ser 80.943 a 80.323 -un 0,8% menos-. Esto ha modificado la relación entre ambos sexos ligeramente, si en 2017 la población masculina suponía el 49,5% del total provincial y la femenina el 50,5%, ahora son el 49,6% y 50,4%, respectivamente.
Si se atiende al criterio de edad, el grueso de la población palentina tiene entre 16 y 64 años, un total de 102.060 vecinos. Los menores de 16 años suponen el 12% del padrón municipal al sumar 19.528, y los mayores de 65, el 24,9%, al sumar 40.447 personas.
Pues bien, es el grupo de edad de mayores de 65 años el único que crece en población, concretamente un 0,8% durante el último año, al pasar de 40.138 a 40.447 vecinos. Los menores de 16 caen un 0,9% -de 19.700 a 19.528- y el grupo de 16 a 65, un 1,4%, de 103.552 a 102.060 personas.
La que sí está creciendo es la población extranjera. De esos 162.035 habitantes, 155.747 tenían nacionalidad española y 6.288 extranjera. Pues bien, mientras los oriundos fueron un 1% menos que en 2017, 1.563 da el dato exacto; las personas procedentes de otros países crecieron un 3,4%, 288 que lograron paliar la despoblación nacional.
Ese incremento es más acusado entre las mujeres, que en la provincia suman 3.186, un 4,4% más, mientras que el de hombres fue del 2,5%, hasta los 3.102. Y, respecto a la edad, la población extranjera ha crecido un 5% y 4,8% en los grupos de edad de 16 a 65 años y de más de 65, respectivamente; y un 3,7% hasta los 16 años.

 

134.445 palentinos residentes en España

El Instituto Nacional de Estadística también publica mensualmente los datos del CER, el Censo Electoral de Españoles Residentes en España, que cifra en 134.445 los palentinos con derecho a voto que viven en el territorio nacional. En 2014 eran 139.169, según los datos del INE.
Del mismo modo, también ofrece información sobre el CERA, el Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero y que a fecha del 1 de enero de 2018 era de 7.145, el número más bajo de los últimos censos pero superior al de 2014, que fue de 6.430.
Durante estos días, el INE está elaborando el censo de ciudadanos extranjeros residentes en España que tienen derecho a votar en las elecciones del 26 de mayo. El pasado día 15 concluyó el plazo para que los ciudadanos de Bolivia, Cabo Verde, Chile, Colombia, Corea, Ecuador, Islandia, Noruega, Nueva Zelanda, Paraguay, Perú y Trinidad y Tobago solicitasen su inclusión en el denominado CERE.
Ese plazo se amplía hasta el 30 de enero para los ciudadanos de la Unión Europea, mientras que los residentes en Reino Unido, según el acuerdo de la Junta Electoral Central del pasado 3 de octubre, deben saber que, en principio, no han sido excluidos de la formación del censo electoral para las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas, eso sí, siempre y cuando no se consume la salida de la Unión Europea en estos meses.