scorecardresearch

Las hermanas Santos, dos joyas en la piscina

David Correia
-

Las palentinas Lidia y Sandra Santos atesoran varios éxitos en su mochila deportiva a pesar de su corta edad. El futuro que les espera es ilusionante, pero insisten en la precaución y la paciencia

Las hermanas Santos, dos joyas en la piscina - Foto: Sara Muniosguren

Como pez en el agua, nunca mejor dicho. Así se desenvuelven las hermanas Lidia y Sandra Santos en la piscina. Son dos de una gran lista de jóvenes promesas palentinas de la natación, que ya tienen varios éxitos en su palmarés. Todo se debe a una gran gestión del Club Natación Palencia, que en el presente curso ha conseguido una serie de logros importantes que han hecho que esta temporada haya sido la más laureada para el club desde su fundación en 1987.

Gran culpa de ello la tiene Sandra Santos. La joven deportista palentina conseguía en el mes de julio proclamarse campeona de España alevín en 200 metros estilos, con una marca de 2’42’’11, y en 400m estilos, parando el cronómetro en 5’45’’32. Dos medallas de oro en un Campeonato de España que suponen el mayor éxito del club desde su creación 34 años atrás.

Sandra no se quedó ahí, sino que además logró dos medallas de bronce en el mismo Nacional, disputado en las instalaciones Sylvia Fontana de Tarragona. Se las colgó en las pruebas de 100 y 200 metros libres, haciendo unas marcas de 1’06’’26 y 2’23’’96, respectivamente.

Las hermanas Santos, dos joyas en la piscinaLas hermanas Santos, dos joyas en la piscina - Foto: Sara Muniosguren«El primer podio que conseguí fue mi estreno en un medallero de un Campeonato de España de natación, por lo que lo primero que me vino a la cabeza fue un pensamiento de haber llegado a alcanzar algo importante. Al ganar los oros viví un sentimiento de felicidad plena y absoluta, nunca me había sentido así en mi vida», asegura Sandra Santos.

A su hermana Lidia, gran apoyo y ayuda para la campeona de España, también le abordó una alegría inmensa. «Cuando mi hermana consiguió los oros me quedé de piedra. Al principio no nos lo creíamos, es más, a nosotros los bronces que logró nos sabían como si fueran oros. Y después de eso conseguía dos. Es un sueño para ella y también para mí. No nos damos cuenta pero es una pasada lo que ha logrado», reconoce Lidia Santos.

Roberto Valle, su entrenador, es otra de las personas que más orgullo siente por el éxito alcanzado. «Es cierto que Sandra acudía como una de las primeras clasificadas en el ranking, pero no nos lo esperábamos como tal. Hasta que no lo ves, no te lo crees. Siento muchísima alegría por ella. Es la primera campeona de España palentina en natación. Es un mérito y un logro increíble. Las sensaciones ahora, además de felicidad y orgullo, son de ambición. Creo que podemos conseguir algo más el año que viene. A ver si podemos lograr en vez de dos oros, cuatro», afirma el entrenador.

La emoción fue doble para José Luis Santos, que además del padre de Sandra es el presidente del Club Natación Palencia. «Como dirigente del club ha sido un orgullo, y, como padre, no tengo palabras. Llevamos a cargo del CN Palencia cuatro años y jamás pensamos llegar hasta donde hemos llegado. Estamos aquí por ellas y que nos den estas alegrías en las competiciones es lo máximo que se puede  pedir», consolida José Luis Santos.

Pero llegar hasta aquí no ha sido un camino de rosas para Sandra. Para empezar, tuvo que adaptarse a la natación cuando era  bailarina de ballet. A partir de ahí, trabajo y sacrificio le acompañaron en su camino hasta que tocó el cielo en Tarragona. «Empecé a nadar siguiendo los pasos de mi hermana Lidia. A mí al principio me gustaba lo que hacía ella en la piscina y poco a poco me fue agradando más. Por aquel entonces yo hacía ballet, pero la natación me fue ganando hasta que me enganché del todo por este deporte», cuenta Sandra.

Entrena los cinco días de la semana. «Normalmente nado series de 3.000 y 4.000 metros. Lo que más he aprendido en estos años en la piscina es el valor del compañerismo. Ayudar y animar a mis compañeros de deporte y lo bien que me siento cuando gano una carrera de relevos con mis amigos. Lo más duro serían los entrenamientos, porque hay que esforzarse mucho y darlo todo en cada uno», asegura Sandra.

FUTURO. De cara al futuro, sus personas cercanas insisten en tener paciencia y no precipitarse en nada. «Mi objetivo principal con ella a corto plazo es formarla como nadadora. Todavía es muy pequeña y lo que de verdad quiero es que ella acabe segundo de bachillerato entrenando y compitiendo a un nivel alto», expresa Roberto.

En cuanto a su progresión, «estoy convencido de que tiene muchísima progresión. Si te paras a mirar los resultados y los patrones que cumplen el resto de nadadoras de su edad, estaría dentro de los márgenes para ir a campeonatos internacionales. Pero este deporte es muy complejo y hay que ir paso a paso», mantiene su entrenador.

«Queremos que tenga una formación íntegra. Que no se centre solo en nadar y que, por supuesto, para ella no sea ni una obligación ni una obsesión, sino que todo forme parte de una pirámide», explica Roberto Valle.

«De cara al futuro veo que las cosas se van complicando, que cada vez hay rivales más fuertes y potentes. Pero con constancia, entreno y sobre todo ilusión, podrá conseguir todo aquello que se proponga», indica su hermana, Lidia Santos.

«Mirando hacia delante hay que tener mucho cuidado. La natación es un deporte que mentalmente cansa mucho y hay que tener paciencia. Por eso están entrenando lo justo. De forma fuerte solo han trabajado este último mes de cara al Nacional. Mi principal objetivo con mis hijas es que lleguen hasta edades mayores sin que se cansen de la natación, porque el desgaste que sufren no es poco. Y por supuesto, que no descuiden el aspecto académico, que es el verdaderamente fundamental», mantiene José Luis Santos.

MARCAS PERSONALES. En el caso de Lidia Santos, también ha sido una temporada buena para ella.

A pesar de tener un inicio no del todo correcto, consiguió remontar y acabó la campaña con buenos resultados. «Empecé la temporada un poco floja. Luego he ido mejorando mucho, aunque no fue fácil, porque con todo el problema del Covid ha sido difícil ponernos en forma. Sin embargo, he acabado el curso con muy buenas sensaciones, haciendo mejores marcas personales en una competición que tuvimos en Gijón», asegura Lidia Santos.

Una campaña que tampoco ha sido fácil para el club. «Ha sido un año durísimo. Al principio no teníamos dónde entrenar ya que no se sabía cómo podían afectar las piscinas a la situación. El Ayuntamiento, en el momento que pudo, nos echó una mano para entrenar. Era complicado que los nadadores se ejercitasen sin saber ni siquiera si iban a poder competir. Además, a nivel económico lo hemos notado mucho. Tenemos que dar gracias a los padres por la confianza que han depositado en nosotros», sentencia José Luis Santos, dirigente del CN Palencia.