Una buena nota

Alberto Moreno
-

El técnico morado, valora la primera parte liguera. Reconoce que ha faltado regularidad, que las expectativas tras los siete triunfos seguidos no eran reales y que han recuperado buenas sensaciones

Una buena nota - Foto: Sara Muniosguren

Llegado el ecuador de la liga regular, es el momento del balance con el técnico morado, Carles Marco.
¿Qué nota le pone a esta primera parte?
Yo creo que buena. Podía haber sido muy buena y no lo ha sido. Empezamos con alguna duda y con pocos efectivos el primer partido. Luego encadenamos siete triunfos seguidos que seguramente no fueron muy reales y dimos más expectativas de las que teníamos como equipo, porque tenemos diez jugadores nuevos, era un calendario difícil. Pero bueno, las cosas fluyeron, tampoco los otros equipos estaban en funcionamiento como pueden estar ahora. 
Luego llegaron otros partidos, 6-7 partidos con dudas, ganando pocos y estos dos últimos que aunque la gente pueda pensar que hemos jugado contra el último y penúltimo hay que ganarlos. Estamos intentando encauzar una regularidad que nos ha faltado en algunas fases de la temporada.
Pero el balance es bueno, estamos compitiendo con el grupo de arriba. Repito, dimos una expectativas por cómo jugábamos y las victorias que llevábamos que no era real, porque hay  muchos equipos con gran presupuesto, con mucha calidad en sus plantillas y está muy igualado. Los siete que estamos arriba es por méritos propios. La califico de buena porque no nos conformamos y creo que lo podemos hacer mejor. Puede acabar siendo muy buena dependiendo de la segunda vuelta.
Esas expectativas no son nuevas. ConSergio García se llegó a la final del play-off y para muchos fue una mala temporada
Lo recuerdo, porque yo estaba en elOviedo y nos eliminasteis en semifinales. La liga regular no fue buena, pero competisteis muy bien en el  cuartos y semis. En la final no, porque Burgos tenía un señor equipo. Puede ser. Aquí, por gran suerte, están muy bien acostumbrados, siempre se hacen muy buenos equipos, el club trabaja muy bien, ha afición, nos vienen casi 5.000 personas a animarnos y es un club muy consolidado. Hay que tener expectativas buenas, no podemos tenerlas malas. Las expectativas no son ganar los siete partidos seguidos, pero tampoco los partidos que luego perdimos en ese momento un poco de dudas.
Fue en ese momento de dudas cuando habló de malas sensaciones.
Bueno, es que las interioridades del equipo... tenemos un grupo fantástico, que entrena muy bien, pero las sensaciones cuando ganamos los siete partidos seguidos tampoco eran a veces del todo buenas. Estábamos en un punto de inflexión de defender un poco más, de hacer más cosas. 
Hay momentos que se acaban, de jugar tan fácil, de tener tanta confianza algunos días en el tiro. Dejamos de hacer estas cosas, venía un poco de antes, pero eran sensaciones, porque hemos construido un equipo ilusionante, que juega bien al baloncesto, nos divertimos, metemos puntos, pero nos falta un puntito de dureza, también mental, que en algún momento tengamos que dar, entre comillas, una ostia de más, jugar un poco a lo que el rival juega contra nosotros.
Hubo un momento que parecía que los jugadores dejaban de creer.
Yo creo que los jugadores siempre han creído, que siempre han confiado en ellos.Pero bueno, hay momentos en los que no salen las cosas, que tu ansiedad y frustración lleva a que tus piernas no te ayuden a correr y tirarte a por un balón y eso es lo que un poquito nos ha bloqueado en determinados momentos. 
Creo que vamos cogiendo las pautas. Se vio en Marín y nos sirvió en el partido de Canoe. Vamos dando pasitos, recuperando sensaciones.