Condenadas por quedarse con dinero del anciano que cuidaban

ALBERTO ABASCAL
-
Condenadas por quedarse con dinero del anciano que cuidaban - Foto: Á“scar Navarro

La Audiencia Provincial ha impuesto a una madre y su hija la pena de tres años y medio de prisión como autoras responsables de un delito continuado de apropiación indebida. La sentencia no es firme y puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo

La Audiencia Provincial ha condenado a tres años y seis meses de cárcel a una madre y a su hija identificadas como M.I.R. y P. B.I., respectivamente, como autoras responsables de un delito continuado de apropiación indebida por quedarse con 76.900 euros de un octogenario, vecino de Venta de Baños, que cuidaba la progenitora y que falleció en octubre de 2013, según la sentencia a la que hoy ha tenido acceso Diario Palentino. Además, ambas condenadas deberán indemnizar de forma conjunta y solidaria a los familiares del anciano con la cantidad de 76.900 euros más los intereses legales correspondientes. La sentencia incluye la imposición de una multa a razón de nueve meses a seis euros diarios, aunque no es firme y cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

El alto tribunal de la provincia argumenta en su dictamen que las acusadas "se aprovecharon de las circunstancias físicas de un hombre de 88 años de edad, en pleno declive físico, también de su soledad y su necesidad de afecto. Existió el plus que justifica la aplicación de esta agravación en cuanto actuaron en el contexto de una relación cuasi familiar, creada ex profeso por las acusadas para ganarse el afecto y confianza del anciano y la accesibilidad a su dinero".

Según relató el fiscal durante la vista oral, la víctima de los hechos era un anciano que cobraba una pensión, que era viudo y que vivía solo en Venta de Baños. Una de las acusadas, la madre, comenzó a trabajar para el hombre en calidad de empleada del hogar. A partir del año 2012, se ganó su confianza hasta el punto de que el octogenario otorgó testamento a favor de la mujer como heredera universal. A partir de ahí, tanto ella como su hija, presuntamente se propusieron hacerse con el dinero de la cuenta del hombre en la que la madre era cotitular.
Debido, al parecer, a los deficientes cuidados que recibía, el hombre fue ingresado en el Complejo Hospitalario de Palencia. Durante la estancia hospitalaria, al verse arropado por familiares y consciente del comportamiento de las acusadas, llamó al notario y revocó el apoderamiento que había hecho y que beneficiaba a una de las acusadas.