Carrión, territorio ganado por Cayetana

diariopalentino.es
-
Momento en el que la Duquesa inauguraba la exposición. - Foto: Fotos Eli

Entrañable y sencilla. La Duquesa de Alba es así. Conecta con la gente sin necesidad, siquiera, de abrir la boca. No le hace falta.
Cayetana es cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, veinte condesa, vizcondesa, condesa-duquesa y condestablesa, además de ser catorce veces Grande de España y ayer, según bajaba de la berlina escandinava con la que se desplazó a Carrión de los Condes desde Madrid para inaugurar la Muestra de Belenes del Mundo en las Clarisas, volvió a demostrar ese feeling que tiene con los ciudadanos de a pie.
Cayetana cae bien, tiene algo. Fue recibida al grito de guapa por los carrioneses que la esperaban frente a las Clarisas.
Le llovieron los aplausos y los piropos, y tuvo la  paciencia de posar con los vecinos de la localidad que quisieron darle la bienvenida.
Cual estrella, con un glamour muy peculiar, Cayetana Fitz-James llegó con puntualidad británica (es descendiente directa del rey Jacobo II de Inglaterra).
Primero se apeó del coche su marido, el palentino Alfonso Díez, quien se prodiga en atenciones y detalles, muchos de ellos apenas perceptibles. Luego su asistenta personal.  Ambos acudieron a abrir la puerta de la Duquesa, a quien ayudaron a incorporarse y poner pie en tierra.  Sus inconfundibles rizos aparecieron entre una nube de cámaras de televisión, de fotos y teléfonos móviles que trataban de inmortalizar el momento.
No era para menos. Ayer, 3 de diciembre de 2013, Carrión de los Condes completó una de las mejores campañas promocionales que jamás se hubiera podido imaginar.
Consiguió que la Duquesa de Alba se desplazara hasta la ciudad  para visitar  El Belén, sus personajes y sus símbolos, una de las mayores muestras de belenes del mundo, 1.410 conjuntos procedentes de más de 80 países y reunidos por las madres clarisas de Carrión de los Condes. A Carrión la promoción le salió ayer poco menos que gratis, ya que la figura de la Duquesa arrastra un interés mediático incalculables en términos monetarios si se pretendiera llenar con publicidad esos minutos que ayer Carrión ocupó a nivel nacional gracias a la presencia de los Duques de Alba.

Una hora de recorrido. Fue algo más de una hora, el tiempo que Cayetana dedicó a visitar la muestra, atender a los medios, firmar en el Libro de Honor de Carrión de los Condes, recibir regalos de la más diversa índole y departir con las integrantes de la Comunidad Religiosa.
Cayetana reconoció que había sido «muy bien recibida, demasiado» y que estaba «encantada» de haberse desplazado hasta Carrión de los Condes para conocer «estos preciosos belenes».
Devota del Cristo de las Claras, la Duquesa de Alba  no ocultó su espíritu navideño, una fiesta, la Navidad, que este año pasará en casa, «junto a mis hijos y mis nietos», reseñó.

Los carrioneses se volcaron con Cayetana y su esposo. Fotos Eli
Los carrioneses se volcaron con Cayetana y su esposo. - Foto: Fotos Eli
Un momento de la visita de ayer de la Duquesa de Alba a Carrión de los Condes. Fotos Eli
Un momento de la visita de ayer de la Duquesa de Alba a Carrión de los Condes. - Foto: Fotos Eli