Gastronomía ancestral en Otero

Jorge González
-
Gastronomía ancestral en Otero

El Club de Entibadores Palentinos recrea, un año más, la matanza del cerdo en el municipio de Velilla del Río Carrión

Morcillas, migas del pastor, chorizos o panceta, y más de 200 personas disfrutando de una día soleado y prácticamente primaveral con hasta 17 grados.

Otero de Guardo se vistió de tradición para festejar la quinta edición de la Jornada de la Matanza que por segundo año consecutivo se celebraba en la localidad norteña, tras el éxito marcado en 2018.

Desde primera hora de la mañana, el Club de Entibadores Palentinos se afanaban en dejar todo preparado para que vecinos, y visitantes pudieran disfrutar de la recreación del sacrificio domiciliario del cerdo, una costumbre muy arraigada en la montaña que se está perdiendo por las duras leyes actuales, que sin embargo, desde esta asociación, quieren mantener viva.

Así, en la plaza del pueblo, y con la tradicional parva, (un aperitivo a base de castañas asadas, pasta típicas y orujo), daba comienzo el despiece del gocho (donado por la empresa Deporcyl, colaboradora oficial) y la explicación didáctica de José Antonio Rodríguez, un miembro de la agrupación, que hizo de maestro de ceremonias para mostrar a los presentes, sobretodo a niños y jóvenes, la forma artesanal y centenaria de realizar todo el proceso que estaban desarrollando sus compañeros.

Tras desmontar el animal y dejar algunas zonas del mismo para un sorteo, decenas de personas se ponían manos a la obra y colaboraban repartiendo las labores de corte y fileteado para la posterior degustación, además de encender las parrillas que pondrían color y sabor a todos los productos.

Tras ello, llegaba uno de los momentos más llamativos, con el chamuscado de otro de los cerdos, preparado para la ocasión, y que se realizó a la vieja usanza, con paja de centeno, el lavado íntegro y el nuevo despiece del puerco.

Gonzalo Pérez, regidor de Velilla, el municipio impulsor de la iniciativa, declaró a DP que «nos llena de orgullo poder ver la unión de todo un pueblo y de gentes llegadas tanto del municipio como de toda la comarca», remarcando, además, que «es difícil reunir a centenares de personas en un mes como febrero, pero el buen tiempo y la capacidad de organización hacen que muchas de ellas quieran estar presentes en eventos como éste».

 

*Más información en la edición impresa y en la app de Diario Palentino.