Hola, soy 'toler'

E.M.
-

El IES Trinidad Arroyo, finalista del Premio Valores Democráticos impulsado por la Fundación Valsaín en colaboración con la Junta por su vídeo sobre el valor de la tolerancia

Hola, soy ‘toler’ - Foto: Pablo Acinas Moreno

La tolerancia lleva a que el corazón y la cabeza se abran y la persona se haga grande. Esta es una de las principales conclusiones a las que han llegado los alumnos del IESTrinidad Arroyo que han participado en el Premio Escolar Valores Democráticos impulsado por la Fundación Valsaín, consciente de la tarea que en este ámbito realiza la comunidad educativa. Este premio, que nace en colaboración con prestigiosas entidades y personalidades, tiene la voluntad de establecerse como referente escolar con una propuesta para visibilizar la opinión que los estudiantes tienen de los distintos valores democráticos, al mismo tiempo que apuesta por la formación en competencia digital.
El planteamiento se centra en la creación de cortometrajes, con una duración máxima de dos minutos, en los que con un tema concreto se busca  conocer en profundidad cómo piensan y viven los alumnos la democracia, al mismo tiempo que se fomenta la creación audiovisual y el trabajo colectivo en torno a contenidos digitales de calidad.
El tema, motivo o hilo conductor en torno al que ha versado esta tercera edición ha sido la tolerancia, tema en el que ha trabajado un grupo de alumnos de 4º de la ESO del centro palentino y cuya elaboración ha quedado entre las propuestas finalistas. Concretamente han sido Nicolás González Castrillo, Inés Hernández García y Eva Buey de la Hera, bajo la tutorización de la profesora Rocío Martínez Díez.
«El argumento se centra en un alumno al que han llamado Toler y al que sus compañeros miran con indiferencia. Un día entra en el aula y escribe la palabra Tolerancia en la pizarra de forma vertical», explica Blanca Andrés, directora del Trinidad Arroyo. A partir de ahí comienzan a surgir palabras en positivo y en negativo con las letras que forman intolerancia y se llega a la conclusión de que «lo negativo resta y lo positivo suma».
Además, una alumna explica lo que está pasando en la escena a través del lenguaje de signos. «Estamos muy satisfechos del trabajo de nuestros alumnos y de que tengan clara la importancia de ser tolerantes y respetar a los demás», añade la directora del IES.
Los organizadores del premio creen que, dada la crisis de valores que se percibe en el sistema democrático, es importante remarcar la importancia de un concepto como la tolerancia, entendido como el respeto máximo a la opinión de los demás, aunque se trate de ideas totalmente contrarias a las propias. Así, los organizadores creen que si se ayuda a visibilizar e interiorizar este valor será más sencillo vivir en armonía y en democracia.
El centro palentino obtuvo el primer premio en 2017, concretamente en la figura de Alberto Ainsúa, un estudiante de Formación Profesional que ganó con el vídeo Solidaridad, en el que con una canción de hip-hop criticaba actitudes como el homofobia o el bullying, apostando por la convivencia pacífica y respetuosa entre las personas, independientemente de sus creencias, aspecto u orientación sexual. De hecho, este alumno volverá hoy a interpretar su tema durante la gala de la tercera edición, en la que se conocerá el nombre de los ganadores. Asimismo, en la segunda edición, un grupo de alumnos de Bachillerato obtuvo el segundo premio, lo que refleja el trabajo que desde el instituto se hace con los alumnos en este sentido.



Las más vistas