Contundente primer triunfo de las vacceas

David del Olmo
-

Las de Valeria Flores sumaron sus primeros puntos ante el Lavadores Vigo, un rival directo, tras un encuentro dominado de principio a fin. Al descanso ya ganaban 16-11

Contundente primer triunfo de las vacceas - Foto: Juan Mellado

Lo necesitaban y lo merecían las integrantes del Palencia Turismo, después de haber competido ya de tú a tú en los últimos encuentros, y por fin llegó la primera victoria de la temporada para ellas, la primera de Valeria Flores en el banquillo palentino.
Lo lograban, con holgura, ante un Lavadores Vigo que había ganado dos de sus anteriores siete compromisos y que es uno de sus rivales directos. De ahí la importancia de la diferencia de goles lograda ayer.
Las vacceas empezaban el encuentro con un parcial de 4-0 (abierto por Mirian, la máxima goleadora -siete dianas- ayer del Palencia Turismo) en los primeros tres minutos y medio. Acertadas y activas en defensa y la portería, las vacceas recuperaban la pelota y aumentaban poco a poco la renta. No encajaban el primer tanto hasta casi el cuarto minuto de juego. Y el segundo pasados los ocho minutos (7-2).
Contundente primer triunfo de las vacceasContundente primer triunfo de las vacceas - Foto: Juan MelladoUna puesta en marcha ilusionante y vibrante, con muchas jugadoras participando de los goles. Aunque las viguesas apretaban con un par de tantos seguidos de Lucía López (8-4). Pero respondían las locales con un parcial de 4-0, que empezaba y acababa la pivote Laura Gómez para abrir brecha (12-4), motivando el tiempo muerto visitante a los 17 minutos. 
Reaccionó el Lavadores (13-8), aunque dos tantos seguidos de Daniela Allende y el último, obra de Irene, situaban el 16-11 al descanso.


SENTENCIA. En la reanudación las locales aguantaban el inicial empuje gallego (20-16) durante los diez primeros minutos, pero enseguida endosaban a su rival un parcial de 5-0 (con  tres goles de la extremo Lucía Lorenzo), para un claro 27-17.
Y ya de nada sirvieron los tiempos muertos vigueses, porque las palentinas, con medio segundo acto por delante, estaban convencidas de su triunfo y, defensa a defensa y gol tras gol, aumentaron la diferencia. Irene, con el tiempo cumplido, sellaba el espectacular 35-22 desde los siete metros. Primer triunfo, premio al trabajo.