Míkel: "Julio César es como Zidane en el Madrid"

Alberto Moreno
-

Un año después, regresa al Palencia Cristo Atlético, en su tercera andadura en el club morado. Compaginará el fútbol con el trabajo en el negocio familiar, el Bar El Polígono

Míkel: "Julio César es como Zidane en el Madrid" - Foto: Sara Muniosguren

Tiene 24 años recién cumplidos, pero ya ha hecho muchos kilómetros y experiencias fuera de casa: Miranda, Almagro y Logroño. Ha decidido regresar a casa, en la que será su tercera andadura en el Palencia Cristo Atlético, que compaginará con el trabajo en el negocio de su padre, elBar el Polígono.
¿Cómo fue su decisión de volver a Palencia?
Se metió mi tío en el Cristo (Puskas, el director deportivo) y desde Navidad me venía comentando de fichar. Yo estaba contento en el Logroñés, pero dos semanas antes de fichar por el Palencia Cristo Atlético le dije que sí. Mi padre abría el negocio del bar y me dije, para casa.
¿Qué tal le fueron las cosas en este medio año fuera de casa?
Bien. En el Almagro lo estaba jugando todo, metiendo goles. Es cierto que el equipo no estaba arriba, pero estaba contento allí. Lo que pasó fue que surgió lo del Logroñés, que te garantizaba jugar el play-off de ascenso, estar cerca de casa. No tenía los minutos que en el Almagro, pero no estaba mal en La Rioja. Luego llegó la llamada de mi tío Puskas y me dije que como en casa no se está en ningún lado.
¿Llegó a jugar contra los palentinos en Castilla la Mancha y Rioja?
No, con ninguno, ni con Kuko, ni conTorres, ni con Levas en La Rioja. Sólo con Rubén, un jugador burgalés que jugó conmigo en el Cristo Atlético. En Logroño no jugábamos enLas Gaunas. Allí solo juegan el equipo de Segunda B y el femenino. Nosotros (la SDLogroñés) lo hacíamos en el Mundial 82.
Lleva un año un tanto extraño. Deja el Cristo Atlético en enero pasado, en su mejor momento y cuelga las botas, entra a trabajar en una empresa de apuestas deportivas, mata el gusanillo en el Carejas Paredes, descuelga las botas, se va a Ciudad Real, luego a Logroño y regresa al club morado...
La verdad es que ha sido un año un tanto extraño. Dejé el Cristo por un tema económico y ahora regreso para trabajar y jugar. No tengo pensamiento de dar muchas vueltas más. Firmo hasta el final de temporada. Luego, ya veremos. En este club se tiene la costumbre de firmar año a año.
Vio al equipo el pasado domingo en el palco ante la Arandina. ¿Qué le pareció?
Bien, me gustó. Con la expulsión de Chuchi se complicó, pero el equipo estuvo siempre metido en el partido y tiene mucho mérito. Es cierto que no se tiró, pero no se descompuso, dio la cara ante el líder y eso habla muy bien del equipo.
¿Qué le parece Julio César?
He hablado con él un par de ratillos. Se lo he comentado a mi padre. Salvando las distancias, es como cuando Zidane llegó por primera vez al vestuario del Real Madrid, les estaba hablando una leyenda del fútbol y con independencia de que fuera mejor o peor entrenador, todos le escuchaban con atención. Te puede contar historias que no sean verdad, pero te acaba convenciendo. Aquí pasa igual, te habla en el vestuario Julio César, un jugador que ha ganado una Champions League. Prestas más atención a lo que dice y te crees todo lo que te diga. Por lo menos, es lo que me pasa a mí.
¿Le ha hablado ya de la posición que quiere que ocupe?
No. Supongo que ya tendrá referencias por parte de mi tío y Rubén Gala. A mí me es igual jugar en la banda o como referencia. El  domingo prefirió no convocarme, acababa de llegar a Palencia. Espero poder estar en Briviesca este sábado.
No conocíamos esa relación familiar con Puskas
Mi madre y él son hermanos. Mi abuelo también tenía un bar en Buenavista. Será el sino de la familia (bromea).