Trapa se despeña

Diario Palentino
-

Tercera derrota consecutiva del equipo morado, en este caso ante el Peñas de Huesca en tierra aragonesas

Trapa de despeña - Foto: Veronica Lacasa

Pésimo final de año para Chocolates Trapa Palencia, que se comerá unas uvas muy amargas después de sufrir en Huesca la tercera derrota consecutiva (cuarta en las cuatro últimas salidas). El equipo morado no acaba de dar con la tecla en los encuentros a domicilio y se vio superado por la maquinaria verde de Guillermo Arenas desde el primer compás de la matinal en el palacio. 
El lituano Grabauskas fue el principal verdugo (valoró 29 puntos, nada menos) de una escuadra palentina que no acabó de coger la dinámica buena en ningún momento, con un baloncesto poco acertado en el ataque estático y que nunca supo contrarrestar el juego veloz de un Levitec Huesca que acaba el año hacia arriba.
De salida, Carter y Dedovic tomaban el mando anotador en un Levitec Huesca que sabía contrarrestar de maravilla el juego más pausado de Chocolates Trapa Palencia para coger las primeras ventajas en el electrónico. Sólo Jaime Pradilla, el joven zaragozano de 18 años, brillaba de regreso en su tierra manteniendo mínimamente a flote al cuadro visitante en un primer acto que acababa nueve abajo, 20-11 después de una clara superioridad de los locales.
Grabauskas continuaba su recital con los cuatro primeros puntos del segundo acto, menos trece en las luces para Trapa, con Wintering tomándole el relevo y sólo Vecvagars dando señales de vida en un marcador doloroso (28-13). Los de Carles Marco, que se devanaba los sesos en busca del quinteto idóneo y del sistema adecuado -sin hallarlos-, se llegaban a ver 18 abajo en el ecuador tras un triple de Tamayo (33-15). 
Pero el coraje permitía a los castellanos poco a poco ir recuperando algo de terreno. Así, un parcial de 0-5 a dos minutos del descanso gracias a Kacinas y Larsen daba algo de oxígeno al equipo visitante con un 36-24, pero Skara y Carter anotaban seis puntos en un parpadeo para dinamitar ese atisbo de optimismo y llevar al éxtasis a las gradas oscenses con un 42-24. Un último acierto de Pradilla permitía a Palencia Basket irse al descanso con una desventaja sólo de catorce.
segunda parte. Tras la reanudación, Dedovic convertía un triple en el primer balón que tocaba para poner de nuevo distancias considerables con 47-30. Otro triple de Skara y una canasta de Vucetic ponían los veinte de diferencia ante un público que disfrutaba de lo lindo (54-34) mientras Bader anotaba su única canasta, lo que no le serviría para finalizar el encuentro en valoración positiva. Cuatro puntos negativos en su haber.
Olin Carter brillaba desde el perímetro para Levitec Huesca, con cuatro de seis triples al final del tercer cuarto. Pese a las intentonas de los palentinos, todo salía del revés y las diferencias se mantuvieron siempre más cerca de la veintena de puntos que de la decena en contra. 64-47 al final. Como anécdota, Carles Marco sacó a su equipo a calentar a falta de solo dos minutos para empezar la segunda parte, y es que suponemos que la filípica en el descanso fue larga e intensa por parte del míster.
Restaban diez minutos y sólo un milagro podía recomponer la errática trayectoria de un equipo que fuera de casa se está acostumbrando demasiado a perder. Y se intentó, ya que Vecvagars tiraba del carro y un triple de Dani Rodríguez dejaba la diferencia en diez puntos a ocho del final, con 66-56.
Pero en ese momento volvía a surgir la figura del lituano Rolandas Grabauskas, adueñándose de las dos pinturas y anotando seis puntos seguidos que hundían a Palencia (72-56). Tras un intercambio de triples, el propio Grabauskas volvía a marcar la pauta y el histórico Peñas podía refrendar su buen final de año con un triunfo justo ante un Chocolates Trapa Palencia que vive el reverso tenebroso de la moneda. Sexta derrota liguera y malas sensaciones para concluir el año.
Las escasas posibilidades de jugar la final de la Copa Princesa de Asturias se difuminaron con la derrota de ayer en tierras aragonesas y el resto de los resultados de la antepenúltima jornada de la primera vuelta. El equipo morado descansará ahora hasta el 1 de enero. Dos días después recibe en el pabellón al colista Marín.