Tormentas que se dejan sentir en capital y provincia

Laura Burón
-
Tormentas que se dejan sentir en capital y provincia

El fuerte viento 'tumba' varios árboles y obliga a cortar el tráfico ferroviario entre Alar y Aguilar, hecho que afectó a unos 600 viajeros

La alerta amarilla por fuertes tormentas activada por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para la tarde de ayer se dejó notar en la capital en forma de fuertes rachas de viento. Si bien los cielos amenazaban con una importante tromba de agua que hizo un breve acto de aparición. Fue el fuerte aire el que provocó algunos problemas en la capital, con la caída de algunos árboles sin que, afortunadamente, se produjeran daños personales.
La Aemet anunciaba el día anterior que entre las 18 y las 22 horas  la zona centro y sur de la provincia presentaban riesgo de fuertes tormentas, pero las rachas de viento se adelantaron a las 15 horas y poco después se presentaba la primera incidencia. Uno de los pinos plantados en la mediana de la avenida de Manuel Rivera, a la altura del número 8, caía arrancado de raíz sobre uno de los sentidos de la circulación, con la fortuna de que en ese momento no circularba ningún vehículo por los dos carriles. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron varias dotaciones del Cuerpo de Bomberos, que dada la magnitud del ejemplar tuvieron que serrarlo y dividirlo en trozos más pequeños, dejando los restos de esa poda de urgencia en la propia mediana. También acudieron al lugar miembros de la Policía Local, que tuvieron que cortar la circulación durante varios minutos para que los bomberos pudieran realizar su trabajo con total seguridad.
Poco después, sobre las 18 horas, los mismos bomberos tenían que actuar en la plaza Mayor, donde se habían desprendido varios trozos de piedra de una de las columnas de los soportales y de la cornisa del edificio del Ayuntamiento. Los bomberos, accedieron con una escala hasta el alero para retirar los trozos que amenazaban con caer en una zona muy concurrida por los niños que juegan en la rampa de acceso a la casa consistorial, pero que ayer, debido a lo desapacible de la tarde, estaba vacía.
Casi sin tiempo de recoger la escala, los Bomberos volvieron a subirse a los camiones para acudir a la avenida de Santiago Amón, donde otro árbol había caído sobre uno de los tramos del bici carril, como también ocurrió en el parque del Sotillo con otro de los ejemplares. Desde la Policía Local aseguraron que se habían recibido varios avisos a consecuencia del viento, todos por caídas de árboles y ramas, sin que en ninguna de ellos hubiera que lamentar daños a personas.
El viento fue la causa de la caída de un árbol en la línea férrea entre Alar del Rey y Aguilar de Campoo, lo que obligó al Alvia Alicante-Santander a detenerse. Este, una vez pudo reanudar la marcha, retrocedió hasta Alar, donde se ofreció a los viajeros llegar a su destino por carretera. Se vieron afectados 303 viajeros. La avería afectó también al tren Santander-Madrid, cuyos 269 pasajeros salieron en autobús hacia Palencia, para completar el trayecto ya en tren.