Un verano seco deja solo 75 hectáreas forestales quemadas

E.M.
-

El dispositivo de de la Junta está formado por 260 efectivos humanos y numerosos medios técnicos

Un verano seco deja solo 75 hectáreas forestales quemadas

Un terreno seco y altas temperaturas son dos de los ingredientes más peligrosos para que en la época estival se produzcan incendios. Afortunadamente, a pesar de que estas dos características se dan actualmente en la provincia, el número de actuaciones y hectáreas quemadas no es tan elevado como se podría suponer.
Los datos facilitados por la Junta revelan que, en lo que va de año, han sido 109 las intervenciones llevadas a cabo en distintos puntos de la provincia, una cifra bastante «aceptable» si se compara con otros años, pues en alguna anualidad las actuaciones se han triplicado. «Son más que las registradas en todo el 2018, cuando se recogieron un centenar de intervenciones, pero es que el año pasado fue extraordinario y apenas se produjeron incidentes, algo que tampoco es habitual en Palencia», destaca el jefe del servicio territorial de Medio Ambiente, José María Martínez Egea.
Este año, la campaña de riesgo alto ha venido precedida de una climatología desfavorable, dado que ha sido un año muy seco con un gran déficit hídrico y elevadas temperaturas, lo que hace a la vegetación más propensa a arder y, al carecer de humedad, el fuego avanza rápidamente. Hasta el 16 de julio se habían quemado en la provincia 75 hectáreas de superficie forestal.
El operativo de lucha contra incendios previsto para 2019 se afronta por octavo año a nivel regional. Esto implica que el ataque al fuego se hará de forma coordinada entre las provincias, tanto entre los centros de mando, como el 112 y las administraciones.
En Palencia, cuyos efectivos han salido en numerosas ocasiones para colaborar con provincia limítrofes, se cuenta este año con 261 profesionales. Entre ellos, los que forman parte de las ocho cuadrillas contratadas en la provincia y que también atienden las necesidades regionales, así como celadores, agentes medioambientales, vigilantes o técnicos, entre otros medios humanos.
A ellos se unen dos cuadrillas permanentes en la base aérea de Villaeles de Valdavia, así como un helicóptero de apoyo en Valladolid y otro en León. También se mantiene el retén de maquinaria pesada en Valcabadillo. «Toda la provincia está perfectamente cubierta, además de preparada para actuar en caso de que sea necesario apoyar en otro lugar de la comunidad», destaca Martínez Egea.
La Consejería de Fomento y Medio Ambiente recuerda que solo un 6 por ciento de los incendios forestales se produce por causas naturales y el 94 por ciento se debe a la mano del hombre, por lo que insiste en la prevención en las tareas en el medio rural como la mejor forma de luchar contra los incendios y llama a la población a denunciar las conductas irresponsables, y en especial las delictivas, para evitar que sus atentados contra la sociedad queden impunes.
incendios. Esta semana se han producidos dos incendios en la provincia. El último, que se declaró a las 17,46 horas del miércoles en Lagartos, fue provocado por un motor o máquina y quedó extinguido a media noche, después de calcinar 7,62 hectáreas de suelo agrícola. En las tareas de extinción trabajaron dos técnicos, cuatro agentes medioambientales, dos helicópteros, tres brigadas ELIF, una máquina bulldozer, cuatro autobombas, dos cuadrillas de tierra y una patrulla de la Guardia Civil.
Además, el mismo día también se quemaron unas parcelas entre las provincias de Palencia y Valladolid, afectando el fuego a una superficie de cereal. Intervinieron bomberos de la Junta, Palencia y Venta de Baños; así como tractores agrícolas que realizaron un cortafuegos.