Paredes suma tres casos de los cuatro por tularemia

E.M.
-

La Junta, que tiene una estrategia integrada en la lucha contra los repuntes de topillo campesino, emitió el 21 de junio una resolución para autorizar el laboreo con volteo como medida fitosanitaria

Paredes suma tres casos de los cuatro por tularemia

Y subiendo. Afortunadamente van con cuentagotas, pero la realidad es que los casos de personas afectadas por tularemia en la provincia van aumentando según avanzan las jornadas y, lo peor, es que parece que seguirán.
El servicio territorial de Sanidad ha confirmado otros dos casos de esta enfermedad infecciosa, asociada a la superpoblación de topillos, después de dar resultado positivo en los análisis clínicos realizados en dos personas. Se trata de dos vecinos de Paredes de Nava, que se suman a los otros dos casos detectados la semana pasada, uno en la misma localidad y otro en Fuentes de Nava. 
Al igual que en los otros dos afectados, Sanidad confirma que la causa del contagio fue por exposición medioambiental y que tampoco precisaron hospitalización.
Además, la Junta apunta que hay otros tres casos en estudio, que se sospecha que pudieran haberse contagiado también, por lo que se están realizado las pruebas oportunas de acuerdo con los criterios epidemiológicos, clínicos y analíticos recogidos en el Protocolo de Red de Vigilancia Epidemiológica de Castilla y León, ya que la tularemia es una enfermedad de declaración obligatoria.
Desde la administración regional se insiste en que los repuntes poblacionales del topillo campesino son un asunto complejo por los factores endógenos de esta plaga, los factores climáticos, la diversidad de ecosistemas, la productividad agraria y la sostenibilidad ambiental que influyen a la hora de gestionar la interacción entre ellos para establecer una adecuada estrategia de lucha integrada.

Para solventar esta complejidad, la Junta publicó la Orden AYG/96/2019, de 5 de febrero, por la que se establece la estrategia de gestión integrada de riesgos derivados de la presencia de topillo campesino -Microtus arvalis (Pallas)- en Castilla y León, que refleja actuaciones desde todos los aspectos, agentes y administraciones a considerar. En este sentido, la Consejería de Agricultura y Ganadería recuerda que se pueden realizar diferentes actuaciones como la monitorización y continua vigilancia del estado de situación y evolución de las poblaciones de topillo campesino en la  región, considerando diferentes hábitats de forma acorde a la dinámica poblacional del topillo. A ello se suma la celebración de reuniones periódicas con la Comisión de roedores, órgano asesor de la Consejería de Agricultura y Ganadería y creada dentro del seno del Comité Científico de plagas y enfermedades agrícolas de Castilla y León. 
Además, destaca la emisión de recomendaciones de manejo de las parcelas y el territorio agrícola orientadas a los agricultores y otros agentes implicados. En junio, tras una nueva revisión de los resultados de monitorización, se actualizaron las recomendaciones y la Comisión de roedores asesoró sobre la conveniencia de establecer un nivel de alerta naranja en las comarcas agrarias vinculadas a Tierra de Campos.
recomendaciones. En referencia a las recomendaciones de manejo orientadas a los agricultores, la Dirección General de Producción Agropecuaria e Infraestructuras Agrarias emitió el 21 de junio una resolución para autorizar el laboreo con volteo del suelo inmediatamente después de la recolección de la cosecha como medida fitosanitaria para la lucha contra el topillo campesino en las comarcas agrarias vinculadas a Tierra de Campos, sin que ello suponga incumplimiento de las normas de la condicionalidad de la Política Agraria Comunitaria.
Las recomendaciones incluyen, además del laboreo, cuestiones como qué hacer tras la cosecha, el manejo particular de forrajes y alfalfas, el manejo del riego o la importancia del control biológico fomentando a sus depredadores, aliados naturales de gran importancia en el control de esta especie.