Obras de arte motorizadas

E.M.
-
Obras de arte motorizadas - Foto: Á“scar Navarro

La sexta edición de la Little Garage Tuning Show Ciudad de Palencia reúne durante el fin de semana a más de doscientos vehículos quereflejan la pasión de sus dueños por las cuatro ruedas

«Modificación del aspecto y las características técnicas de un automóvil para hacerlo exclusivo y personalizarlo». Así se define el tuning, una moda que llegó a España a finales de los 90 y que cautivó a miles de personas, especialmente a los jóvenes. El auge que se vivió aquellos años terminó, pero hoy en día aún son muchos los apasionados del motor que siguen llevando a cabo modificaciones varias en sus vehículos.
Para muestra, los más de doscientos vehículos que este fin de semana se reúnen en la capital para participar en la sexta edición de la Little Garage Tuning Show Ciudad de Palencia que se celebra en el recinto ferial y cuya principal actividad es la exposición de vehículos personalizados. La Asociación Little Garage Tuning Club, con sede en Palencia, ha organizado una programación con diferentes actividades como juegos entre los diferentes clubs, water party y fiesta de la espuma, cenas y comidas para los inscritos, entre otras.
El viernes, tras la llegada, se realizó una exposición nocturna de los mejores coches seleccionados por parte de la organización en la plaza Mayor, mientras que ayer se programó una ruta por las calles más céntricas de la ciudad con todos los vehículos inscritos. De esta manera se pudieron ver auténticas obras de arte motorizadas por lugares emblemáticos como la iglesia de San Miguel, la Catedral, la calle Mayor, San Lázaro o el paseo del Salón. Llamativos colores, sonidos variados, llamativos maleteros, pasando por curiosas tapicerías y equipaciones interiores pudieron verse en los vehículos que, por otra parte, no dejaron indiferente a nadie a su paso por la capital.
Tal y como explican desde la asociación responsable del evento, muchos han llegado desde puntos lejanos de la capital y han recorrido cientos de kilómetros para participar en este evento que cada año logra cosechar importantes éxitos.
A ello se suma la colaboración del Ayuntamiento y la participación de numerosas empresas palentinas, que han querido colaborar para engrandecer aún más esta edición, en la que los vehículos personalizados optan a más de 130 premios.
El evento es referente a nivel nacional. Según explica el presidente de la asociación, Jonathan Guerra, «la calidad y el nivel de los coches que vienen, en cuanto a preparación y detalles, son realmente buenos y de ahí que esta concentración sea única en España».
Por su parte, Luis Pablo Espeso, vocal de la Little Garage Tuning Club, apunta que «los aficionados nos pendían una concentración de estas características», en la que uno de los objetivos es «luchar contra la imagen que en ocasión se tiene del tuning». Espeso indica que cualquier coche puede ser tuneado, «desde un utilitario normal, hasta uno más exclusivo» y que «la mayoría no se utiliza a diario, pero muchos circulan habitualmente».