Música, arte y patrimonio

Esther Marín
-

Cientos de personas disfrutaron del concierto Navidad en Familia celebrado por la Escuela Provincial de Órgano de Palencia (EPOP) en la iglesia de San Francisco, un evento con el que sensibilizar sobre el valor de este instrumento

Música, arte y patrimonio - Foto: Sara Muniosguren

La iglesia de San Francisco volvió ayer a ocupar el lugar que hace años tenía en la vida social y religiosa de la capital, pues cientos de personas se acercaron a disfrutar del concierto organizado por la Escuela Provincial de Órgano de Palencia (EPOP).
Navidad en familia fue el título elegido para el evento, protagonizado por la organista y directora de la escuela, Ana Aguado, y la Banda de Cornetas y Tambores Santísima Trinidad, dirigida por Ángel Cardeñoso. Tal y como deseaba la organización, el concierto estuvo cargado de magia y emoción durante la hora en la que se desarrolló, pudiendo disfrutar de piezas típicas del repertorio organístico, así como de villancicos propios de estas fechas.
Este concierto extraordinario ha sido posible gracias al mecenazgo de Prosol (Productos Solubles SA), que se ha sumado al patrocinio compartido con la Diputación de Palencia a la Asociación Fray Domingo de Aguirre para el desarrollo de la actividad habitual de esta escuela musical y al apoyo de la Diócesis de Palencia.
Cabe destacar que Prosol, a través de su programa Promueve, apoya la labor de la EPOP, una escuela que nació hace siete años con el objetivo de formar a personas de la región y, de esta forma, avanzar en la defensa y protección del órgano ibérico. 
Por eso, además de interpretar distintos temas para disfrute del público, la idea de organizar este concierto también se ha centrado en dar visibilidad a este instrumento, de especial relevancia en la provincia y en ocasiones tan desconocido. «Consideramos muy importante poner en valor el instrumento, los templos en los que está presente y a los músicos locales», en palabras de Julián Espegel, fundador de la  cafetera patrocinadora. De hecho, en estos momento, una decena de personas está aprendiendo a tocar el órgano, pero la idea es duplicar el número de alumnos.
La mezcla de sonidos e instrumentos logró cautivar al público presente, teniendo en cuenta la profesionalidad de la Banda de Cornetas y Tambores Santísima Trinidad y las piezas tan acertadas que eligió para la ocasión  analizando al público presente.
La Escuela Provincial de Órgano da formación musical a los habitantes de distintos pueblos al objeto de que toquen el cerca de medio centenar de órganos ibéricos que se reparten por todo el territorio. De ese modo, se defiende el patrimonio inmaterial, pues vuelven a sonar piezas clásicas,  y el material, ya que los órganos se mantienen mejor si son utilizados.
Creada en 2014, la Escuela Provincial de Órgano de Palencia ha recibido un importante impulso que ha permitido crear una nueva línea de identidad visual y reforzar su aspiración de convertirse en un referente para la recuperación del uso popular y colectivo de los órganos musicales de la provincia.
La intención es continuar con este tipo de iniciativas para seguir sensibilizando a la sociedad en la protección del patrimonio. Más, cuando la iglesia de San Francisco está cerrada al culto después de que en 2018 los Jesuitas, que tenían el convento cedido en usufructo, pusieran fin a su estancia en Palencia. Desde entonces, la Diócesis se ha vuelto a hacer cargo del templo con culto esporádico, abriéndolo al turismo ocasionalmente, como el pasado verano.