La liga es otra cosa

Alberto Moreno
-

Con una alineación con muchas novedades por las bajas, nada pudo hacer ante una gran Segoviana. Desde ahora, a preparar el partido de su historia, el duelo copero del jueves ante la Real Sociedad

La liga es otra cosa - Foto: Sara Muniosguren

cd becerril. Sevi, Jesús, Sierra, Peli, Varo, Guti, (74’ Isma), Riki, Carlos, David, Melero, (62¡ Kike), Eloy, (51’ Kuko).
gimnástica segoviana. David, Adrián, Rubén, Viti, Javi Marcos, Manu, David Abad, (46’ Borrego), Asier Arranz, Gómez, Conde, (83’ Calleja), Sales (71’ Ivi).
árbitro. Eduardo Calleja Castrillo, burgalés, asistido por Pascual Valbuena y Blanco López. Amarillas a los locales Jesús y Kike y a los segovianos Javier Marcos, Arranz y al técnico Manuel González.
gol. 0-1: Minuto 73: Javi Marcos, de cabeza, tras saque de esquina.
incidencias. Partido adelantado a la jornada del sábado tras la petición de la Segoviana, que también tiene partido de Copa, en este caso el martes, ante el Elche.El encuentro se jugó totalmente con luz artificial. Los azulgrana vistieron de blanco y en sus filas tres exjugadores deportivistas, el palentino Conde y los pucelanos Adrián Pérez y Asier Arranz.
 
Cuando las luces brillantes de la Copa se apagan, llega la cruda realidad liguera: focos que llegan lo justo para ver la silueta de los jugadores, jugadores recién llegados de su jornada laboral matinal, frío, los medios de comunicación fieles y habituales, un rival de un escalón superior y una derrota que le compromete más su lucha por la permanencia.La liga es otra cosa. El jueves se volverán a encender las luces mediáticas, el Becerril volverá a ser el príncipe por un día en el baile de gala.
Alineación de circunstancias en el cuadro morado, con Sevi en la portería; Riki y Jesús, en los laterales; Peli y Varo, como novedosa pareja en el eje de la zaga; Rubén Sierra, de Diestro en el cabecero de la medular, escoltado por Melero y Carlos en los interiores; Guti y Eloy ocupaban las bandas, con David como referencia.
Salida dominadora de la Segoviana, generando varias ocasiones de gol, como ocurriese a los tres minutos, con un paradón de Sevi en el mano a mano con Abad. Cinco minutos más tarde Asier Arranz estuvo a punto de marcar desde larga distancia al percatarse de la posición adelantada del cancerbero local, pero el balón se fue fuera por muy poco.
Poco a poco se fue apagando el fuego visitante, aunque seguía manteniendo la posesión del esférico y asumía la responsabilidad del partido. El Becerril fue poco a poco adaptándose a a la situación, juntando líneas, cerrando espacios, esperando atrás y buscando bien una acción a la contra, bien una jugada de estrategia, facetas que domina. 
Precisamente, de esa forma llegaba la primera aproximación local, con un contragolpe abortado a saque de esquina por los segovianos, tras el cual remató Peli de cabeza a las manos del portero visitante. Luego llegó el libre directo que ejecutó Melero, rechazando David y el disparo de Riki que se envenenó tras tocar un defensor. El Bece le había dado la vuelta al partido, se jugaba más a lo que quería que a lo que pretendía el rival. Estaba incluso cómodo dentro de lo que se puede estar ante un rival de tanta calidad que acaparaba el balón.
El inicio de la segunda mitad fue calcado al de la primera, pero intensificado. La Sego puso la directa, metiendo en su parcela al Bece, generando claras ocasiones de gol, una veces abortadas por Sevi (especialmente en una triple intervención a lo fútbol-sala) y otras por el larguero. Narganes, entrenador morado, se vio obligado a parar la avalancha segoviana a base de cambios. 
Pero no lo logró. La Segoviana había cogido velocidad de crucero, imponiendo un ritmo altísimo. El gol era cuestión de tiempo y llegó en acción a balón parado, de la forma menos esperada.
El equipo azulgrana ha sido el mejor que ha pasado esta temporada por elMariano Haro.Nada que objetar a su merecida victoria.