La sequía acapara la mayoría de las indemnizaciones agrarias

SPC
-

El Ejecutivo autonómico asegura que los datos demuestran «claramente» lo que supone el seguro agrario para los agricultores y ganaderos de la región

Imagen de un campo de girasoles afectados por la sequía. - Foto: Reyes Martínez

Las indemnizaciones pagadas por siniestros declarados en el sector agrario de Castilla y León, entre 2017 y lo que va de año en 2019, se han multiplicado por cuatro y ya han llegado a los 40 millones de euros. No en vano, en el periodo 2014 a 2016, las indemnizaciones alcanzaron los 97 millones. En el año 2017, se abonaron 215 millones, especialmente por la sequía y las heladas. En 2018 fueron 77 millones y este año 2019, por ahora, 108 millones, fundamentalmente por sequía. Como media, en los últimos años, el 35 por ciento de los siniestros son por sequía, seguido por el pedrisco, que supone el 33 ciento y la helada, que representa el siete ciento. La Junta asegura en un comunicado que estos demuestran «claramente» lo que supone el seguro agrario para los agricultores y ganaderos de Castilla y León. «Estos ingresos, sin este sistema, no revertirían sobre ellos y provocaría por tanto un importante desequilibrio en la renta agraria», precisa.
Pese a ese incremento de las pólizas suscritas, la Junta decidió crear esta semana un grupo de trabajo para mejorar la contratación y la cobertura de los seguros agrarios en Castilla y León. El objetivo de este grupo es analizar los puntos de mejora de las diferentes líneas de seguros agrarios, tanto agrícolas como ganaderos, para hacerlos más atractivos e incentivar su suscripción.
El grupo estará compuesto por  Agroseguro, la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (Enesa), representantes de las organizaciones profesionales agrarias, la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcacyl), el Consorcio de Compensación de Seguros y representantes de la Delegación del Gobierno, así como de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.
Un comunicado de la Junta asegura que el apoyo a los seguros agrarios es una de las líneas estratégicas que se ha marcado el Gobierno autonómico para esta legislatura, al ser conscientes de que son uno de los instrumentos «esenciales» para afianzar la competitividad de las explotaciones agrarias al permitirles gestionar los riesgos que puedan poner en entredicho su rentabilidad y proporcionarles un escenario de certidumbre en el que poder desarrollar su actividad.
El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, ya anunció en su comparecencia de legislatura su intención de mejorar la cobertura de los seguros agrarios. También, anunció un incremento de, al menos, el 20% en la financiación de Castilla y León para el apoyo a la contratación de seguros agrarios además de aprobar un ‘Plan de incorporación y fidelización a la contratación de seguros agrarios’.
La principal producción asegurada es la de cultivos herbáceos extensivos, que, con 47.651 pólizas, tiene un nivel de implantación en superficie del 73 por ciento, mientras que la uva para vinificación cuenta con 2.585 pólizas. Les siguen los cultivos industriales, con 1.167 pólizas, con un nivel del 36 por ciento; las hortalizas y los frutales, con un millar de pólizas, con una implantación del 24%.