La economía regional crecerá un 2,3% en 2019, según BBVA

SPC
-
Presentación del informe de BBVA Research ‘Situación Castilla y León’ por parte de la directora de la Territorial Noroeste de BBVA, Yolanda Martínez-Bajo, y del economista jefe para España y Portugal de BBVA Research, Miguel Cardoso. - Foto: Ical

Su economista jefe para España y Portugal precisa que de cumplirse estas previsiones, en estos dos años se crearán 35.000 empleos, lo que conllevaría una reducción de la tasa de paro hasta el 8% en 2020

La economía de Castilla y León crecerá un 2,3 por ciento en 2019 y un 1,9 por ciento en 2020, según el último informe ‘Situación Castilla y León’ que elabora BBVA Research, y que fue presentado hoy en Burgos por su economista jefe para España y Portugal, Miguel Cardoso, y por la directora de la Territorial Noroeste de BBVA, Yolanda Martínez-Bajo.

Así, Miguel Cardoso precisó, en declaraciones recogidas por Ical, que de cumplirse estas previsiones, en los próximos dos años se podrían llegar a crear 35.000 puestos de trabajo, lo que conllevaría una reducción de la tasa de paro hasta el 8 por ciento en 2020, “casi convergiendo a niveles del periodo anterior a la crisis económica”, resaltó.

Las razones que esgrimió para esta justificación fueron la continuación de la recuperación mundial, el entorno de los tipos de interés bajos, los precios del petróleo disminuido con respecto al año pasado, un “impulso fiscal” como consecuencia de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018 y del incremento en el gasto que se está produciendo como consecuencia del “ciclo político y su efecto sobre el gasto fiscal”.

Por su parte, la directora de la Territorial Noroeste de BBVA, Yolanda Martínez-Bajo, subrayó que las perspectivas son “muy positivas” en cuanto a que las previsiones apuntan a que el Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León crecerá un 2,3 por ciento en 2019 y un 1,9 por ciento en 2020. “Es un pronóstico positivo pero en un entorno complejo y estas previsiones no están exentas de riesgos”, advirtió.

En este sentido, el economista jefe para España y Portugal de BBVA Research se refirió a los riesgos, si bien manifestó que son “a la baja”, principalmente, por un entorno internacional más incierto relacionado con tensiones en el ámbito comercial, el ‘brexit’, “dudas” acerca del incremento de las tarifas aduaneras entre Estados Unidos y China y las “dudas” sobre cuál puede ser el impacto de la política monetaria.

Además, agregó que a nivel interno “se incrementa la incertidumbre en la política económica” relacionada con el rechazo de la aprobación de los PGE para 2019, la convocatoria de elecciones generales y la existencia de “dudas” acerca de la política fiscal para los próximos años y sobre los efectos de algunas medidas ya tomadas.

Asimismo, reiteró que el “riesgo” consiste en una “mayor incertidumbre” por el proteccionismo, el ‘brexit’ y el sector automotriz. En esta línea, explicó que “Castilla y León está expuesta a un deterioro de la confianza o de las condiciones financieras que el proteccionismo podría acabar provocando”. Cardoso precisó que el ‘brexit’ también representa un “riesgo” para Castilla y León, “tanto por su efecto sobre las exportaciones como por su efecto sobre la confianza de los agentes”, aclaró.

Además, el economista jefe para España y Portugal de BBVA Research agregó que “las subidas arancelarias aprobadas por Estados Unidos solo impactarían de modo importante en Castilla y León si se extendiera a los automóviles”. A ello se añaden, dijo, “las incertidumbres propias del sector automotriz como la regulación”.

“Desaceleración moderada”

El informe de BBVA Research también recoge que a pesar de que en 2019 se mantiene el crecimiento en Castilla y León, la tendencia en el horizonte de previsión continua siendo de “desaceleración moderada”, común a la observada en el conjunto de España; y ello, dijo, se traduce en un “menor dinamismo en la creación de empleo”.

Por ello, se refirió a los factores que explican esta desaceleración económica en la Comunidad y citó en primer lugar, el “menor crecimiento” del gasto de las familias ya que “hay un agotamiento de la demanda que se fue posponiendo en la crisis”, explicó. El segundo factor, apuntó, es la caída de la inversión privada en bienes de equipo que, según señaló, “da señales de agotamiento”. El tercero de estos factores es, según expuso Cardoso, el “menor aumento” de demanda de servicios turísticos. Y el cuarto, añadió, “el aumento de la incertidumbre interna y externa”.

“A pesar de esta desaceleración la economía seguirá creciendo”, aseveró, y consideró que se deberá a que “los tipos de interés serán inferiores a los esperados”, a la caída del precio del petróleo ya que “el menor precio del petróleo compensará algunos vientos de cara”. Además, agregó que el sector inmobiliario mejora, si bien precisó que “desde niveles muy bajos” y estimó que si se mantienen las previsiones, en un plazo de entre tres y cinco años el sector inmobiliario va a empezar a tener “una contribución importante”. Finalmente, citó la política fiscal, de la que dijo que mantendrá “un tono ligeramente expansivo”.