Preocupación en el campo por la temida tularemia

E.M.
-

Agricultores y ganaderos temen que el caso de Fuentes de Nava no sea único, pues la presencia de topillos es masiva, por lo que urgen medidas en pro de la salud de los profesionales

Preocupación en el campo por la temida tularemia - Foto: Ángel Ayala

«Esta situación se nos va de las manos, cuando la experiencia nos dice que se deben tomar medidas para evitar llegar a este punto». Así se manifiesta David Tejerina, responsable de COAG Palencia, tras la aparición de un caso de tularemia en un agricultor de Fuentes de Nava. De ahí, que este profesional insista en que «estamos hablando de la salud de agricultores y ganadores, algo que va más allá de pérdidas económicas o desastres naturales». 
Los profesionales consultados coinciden en señalar que los campos están llenos de topillos. Así, desde Asaja se habla de una presencia masiva, en especial en la zona de Tierra de Campos, «donde hay miles de topillos muertos flotando en los cauces y contaminando ríos, arroyos y acequias».
En este sentido, Raúl Azpeleta, responsable de UPA en la provincia, habla de «mucha tensión» en el sector, pues «los olores que se aprecian al regar son señal de que hay muchos ejemplares muertos y eso siempre conlleva problemas de salubridad».
En esta misma línea se sitúan en Asaja, donde se habla de «una presencia masiva de topillos en las márgenes de ríos y arroyos, que atascan las tuberías y sifones de riego y dificultan las labores de cosecha y forrajes. Las consecuencias de esta superpoblación es que hay miles de topillos flotando en los cauces, contaminando ríos, arroyos y acequias». Además se añade que los entornos de los pueblos «están plagados de roedores vivos y muertos», lo que provoca desagradables olores por la descomposición de los animales. De ahí que, una vez más, exijan que la administración tome cartas en el asunto. «Es increíble que no sepan controlar estas plagas, pero más increíble es que no vean que es necesario tomar medidas de urgencia para evitar males mayores que, de seguir así, no tardarán en aparecer y luego nos arrepentiremos», añade desde COAGDavid Tejerina.
Los profesionales creen que las quemas controladas son muy eficaces y que, una vez pasado el periodo estival, se debería modificar la normativa. Este primer caso ha hecho saltar las alarmas y que los profesionales alcen la voz, pues temen un problema sanitario que puede reproducirse como hace años.
Ante la situación que está viviendo por la superpoblación de topillos, Asaja ha remitido una carta a los alcaldes de las zonas afectadas instando a aprobar una moción desde sus respectivos ayuntamientos para exigir a las administraciones   el cuidado y la eliminación de los topillos en las infraestructuras de las que son titulares, tales como carreteras, y márgenes de ríos y arroyos, en los cuales los agricultores no pueden actuar y son la principal causa de avance de la plaga.
En la carta se informa a los ayuntamientos sobre el riesgo de aparición de tularemia asociada a los topillos y las actividades de riesgo que requieren una prevención especial para agricultores y vecinos.