115 de los 1.469 menores en acogida residen en la provincia

A. Benito
-

Los Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León y Cruz Roja Palencia hacen un llamamiento a la sociedad para que se incremente el número de familias de acogida. «Las necesitamos», afirman

115 de los 1.469 menores en acogida residen en la provincia

En Castilla y León hay 1.469 menores en situación de acogida, de los cuales 115 se encuentran en Palencia. De ellos, 67 viven con una familia y 48 en centros tutelados, incluidos los que se han acogido a la prolongación de actuaciones o, lo que es lo mismo, siguen con su familia de acogida o en residencias tras la mayoría de edad. Así lo indican los datos proporcionados por la Junta a 30 de abril de 2020. Según esta misma información, 25 niños y adolescentes viven en lo que se conoce como familia extensa, otros 38 en familia ajena y 4 en guarda con fines adoptivos.
Las cifras demuestran que son muchos los menores que, por diferentes motivos, han sido apartados de sus familias biológicas y necesitan una nueva oportunidad para crecer en un ambiente estable y recuperarse de sus heridas, principalmente emocionales. De ahí la importancia del Programa de Acogimiento Familiar, que en Castilla y León gestiona la Junta a través de los Servicios Sociales en colaboración con Cruz Roja.
Y es que, en las situaciones de desestructuración familiar, los menores son los mayores damnificados. Dichas circunstancias impiden su crecimiento en condiciones de normalidad, pero además pueden dejar huellas imborrables que se extiendan más allá de la infancia y acaben por marcar de por vida la forma de ser de los niños y jóvenes en su edad adulta.
115 de los 1.469 menores en acogida residen en la provincia115 de los 1.469 menores en acogida residen en la provinciaTal y como recogen los datos estadísticos de la institución regional, el número de menores acogidos en Palencia ha crecido en los últimos años. Concretamente, en 2017 la cifra ascendía hasta 48, y aunque al año siguiente se redujo en cuatro (44), en 2019 llegó a 52 y este 2020 está fijada en 57 (sin incluir los menores en prolongación de actuaciones). 
Por el contrario, la cantidad de familias nuevas que se ofrecen a acoger ha decrecido este año con respecto al anterior: en 2019 fueron 7 y en 2020 solamente 1. Algo similar ocurrió entre 2017 y 2018, cuando se registraron 7 y 0 familias nuevas, respectivamente. Por eso, desde la Junta de Castilla y León aprovechan la ocasión para hacer un llamamiento a las familias de la Comunidad para que se conviertan en familias de acogida. «Las necesitamos», aseguran. Cabe destacar, eso sí, que en lo que va de año, Cruz Roja ha informado a un gran número de familias y, por el momento, tres de ellas han entregado parte de la documentación necesaria para continuar.
«En cuanto a la situación generada por el Covid-19, se han seguido realizando actuaciones de formación y valoración de nuevas familas, así como de apoyo psicosocial a las familias acogedoras y de seguimiento (a través de medios telemáticos). Hasta el día 22 de abril se habían formalizado en la región 22 nuevos acogimientos desde el inicio del estado de alarma», indica la Junta. 
Matizando un poco más, desde el 14 de marzo se ha registrado en torno a una docena de peticiones de información, se ha formado a trece familias y se han realizado cerca de quince valoraciones. 
«A lo largo de los últimos meses, se ha seguido en redes con la campaña, pero la bolsa de familias disponibles es baja, por eso estamos reforzando la sensibilización y captación, para poder dar respuesta a todos los menores en espera», continúan los responsables del Programa de Acogimiento Familiar.
Con respecto a la atención a menores de edad cuyos representantes legales o cuidadores habituales se han visto afectados por el Covid-19, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades -a través de la Gerencia de Servicios Sociales- y la Consejería de Sanidad, han elaborado un protocolo cuyo objetivo es dar respuesta inmediata a las necesidades básicas de cuidado, alojamiento, alimentación y atención socio-educativa de los niños y adolescentes, así como el seguimiento y atención sanitaria que pueda requerir. «Para ello, se ha habilitado un recurso residencial en cada provincia, con la colaboración de las Consejerías de Educación y de Cultura y Turismo que han puesto a disposición algunas residencias», añaden.
expectativas diferentes. El Acogimiento Familiar no es lo mismo que la Adopción. Ambas son medidas de protección jurídica, pero responden a necesidades infantiles y expectativas en los adultos diferentes. La adopción es irrevocable y genera vínculos jurídicos entre los adultos y los niños equiparables a la maternidad y paternidad biológica. En cambio, la naturaleza del acogimiento es siempre temporal y su duración abarca hasta que mejoran las situaciones que determinaron la separación con la familia de origen o se proponga una solución duradera para el niño.
Así, en el Acogimiento Familiar, el niño o adolescente acogido puede seguir viendo a su familia de origente -tanto padres como el resto de su familia, sobre todo hermanos-, de la forma que se estableza en su medida de protección, a menos que haya un riesgo para los acogidos o para terceros.
En la actualidad, el proyecto de Acogimiento Familiar, fruto del trabajo conjunto de Cruz Roja y los Servicios Territoriales de Protección a la Infancia se lleva a cabo en siete comunidades autónomas, 17 provincias y 20 localidades. 

Más información en la edición en papel o en kiosko.