scorecardresearch

Solo un hasta luego

David Correia
-

Javier Sanz valora su salida del Balopal tras fichar por el BM Soria de la segunda categoría nacional

Solo un hasta luego - Foto: Juan Mellado

Irnos de casa es una de las cosas más duras que tenemos que experimentar los seres humanos alguna vez en nuestra vida. Despedirnos de nuestra familia y amigos, de los rincones en los que nos hemos criado, los lugares en los que hemos crecido, aquellos paisajes que alguna vez hemos creído que eran nuestros y, sin embargo, cuando decimos adiós, nos damos cuenta de que se quedan ahí y van a estar lejos. 

Esto mismo le va a ocurrir a Javier Sanz (14-05-1997), un palentino de 24 años que tras 18 temporadas en el CD Balopal (si bien es cierto que emigró una campaña a Valladolid para jugar con el CD Delicias) va a comenzar una nueva etapa en el BM Soria de la División de Honor Plata. Pero para Javier esto no es un adiós, sino un hasta luego, porque él tiene claro cuál es su casa. «Me da pena marcharme, este ha sido mi hogar durante 18 años. Estoy muy agradecido por todo, por cómo me han formado como jugador y entrenador. Es mi sitio y siempre voy a tener ganas de jugar aquí, ellos ya lo saben».

Precisamente, que el BM Soria juegue en una categoría superior a la del Pizzería La Nonna Balopal, equipo de Primera Nacional donde hasta ahora militaba el central palentino, ha sido el principal aliciente que ha tenido para hacer las maletas. «El hecho de que sea una división por encima de la que jugaba ha sido muy importante. Siempre he tenido en mente conocerla y probarme en ella. Tengo la intriga de saber lo que es jugar allí y saber si realmente tengo ese nivel».

Por supuesto, los nuevos retos siempre van acompañados de ilusión por conocer cosas nuevas, y en el caso de Javier esto no es una excepción. «Estoy muy  contento, creo que la decisión que he tomado es acertada. Tengo una ilusión muy grande, estoy deseando probarme y jugar con mis nuevos compañeros en Soria».

Pero el desafío no será un camino de rosas, ya que al tratarse de la segunda competición más importante del balonmano español la competencia aumenta y la dificultad de ser protagonista es mayúscula. «Está claro que tendré que dar lo mejor de mí para buscar un hueco en el Balonmano Soria. Creo que tengo a favor que la posición de central en mi nuevo equipo es una faceta que no tenían muy definida, por lo que puedo aportar mucho en ese espacio».

Difícil será tanto para Javier como para quien tenga que luchar con él por ese puesto, ya que el palentino es un jugador de equipo, con mucho carácter y con una garra inmensa. Él se define a sí  mismo como «un central de los de antes, de los que saben mandar y organizar a la escuadra en la pista».

Comenta que a pesar de haber sido el quinto máximo goleador del Grupo B de la Primera Nacional la pasada temporada con el Balopal, con 149 goles en 27 partidos y promediando 5,52 tantos por encuentro, «no me defino como un finalizador, sino más bien soy un jugador listo tácticamente. Sé llevar al campo lo que el entrenador pide en función de la estrategia del rival. Leer el juego y poner la cabeza en la pista es mi mayor virtud».

Como compañero de vestuario se describe como «un buen amigo». El jugador asegura que nunca ha tenido problema alguno con los miembros del equipo y que lo que más ha sacado son buenas amistades. También afirma que le gusta motivar a sus compañeros para intentar ayudar a los suyos lo máximo posible.

En cuanto a la ambición de seguir creciendo y escalando categorías, Javier certifica que aún está en «edad de mejorar» y que por ahora lo que quiere es asentarse y perfeccionar sus habilidades día a día. A nivel individual, sus principales objetivos para la temporada que viene son «centrarme más en lo que es el balonmano. Es una división prácticamente profesional en la que ya se empieza a entrenar mañana y tarde. Estoy seguro de que es una experiencia que me va a dar algo positivo. Quiero alcanzar el nivel óptimo de rendimiento gracias a la competencia que tendré allí».

Sobre el aspecto colectivo, el central palentino admite que la dificultad es grande, ya que existen cinco descensos en la categoría que habrá que intentar evitar. Sin embargo, se muestra confiado y esperanzado de conseguir el objetivo. «El proyecto del equipo yo creo que busca mantenerse en este peldaño, que Soria se asiente en la División de Honor Plata. Para eso vamos a empezar pronto la pretemporada y vamos a luchar. Es muy complicado, pero yo creo que sí lo podemos conseguir».

FACETA DE ENTRENADOR. Javier cuenta que una de las cosas que más pena le da de su marcha es dejar al equipo de juveniles del Balopal al que ha entrenado durante cinco años. «Ser entrenador de mi equipo de juveniles es una de las cosas que más me han motivado desde que estoy aquí. Llevaba cinco años con los chavales y la verdad es que hemos conseguido formar un grupo muy bueno, por lo que me ha dado mucha pena dejarles. Estoy seguro de que el entrenador que les coja les va a dar mucha caña y van a dar mucho que hablar en Castilla y León. He hablado con todos ellos uno a uno. Estoy seguro de que estaré cerca suyo sea como sea. Me llevo sobre todo muchas amistades, hemos hecho una piña y tengo muchas ganas de seguir viéndoles crecer», dice Javier.

Y en cuanto a la ciudad, lo que más extrañará será a su grupo de amigos de toda la vida, los que asegura que «siempre están ahí» y, aunque Soria no es un destino muy lejano, el balonmanista garantiza que «todo se va a complicar un poco más para estar con ellos».        

Javier Sanz se despide de la ciudad de su vida, en la que dio sus primeros pasos en el balonmano, en cuyos pabellones marcó los primeros goles de su carrera y la que le ha hecho ser lo que es ahora, un jugador de la segunda categoría del balonmano español. No sin antes agradecer a Palencia lo que le ha brindado y dejar un mensaje para los más jóvenes: «Quiero dar las gracias por estos 18 años en los que he estado vinculado al club. Quiero agradecerles todo lo que he aprendido aquí. Y por último mandar un mensaje a los más jóvenes: el balonmano en Palencia es un proyecto ambicioso, en el que se están haciendo las cosas muy bien en todos los aspectos y a todos los niveles.  Animo a todos los chavales a que vengan a probar aquí, porque el proyecto de formación del CD Balopal es muy interesante».