Doscientos músicos se dan cita en el IICertamen de Bandas de Semana Santa

Rubén Abad
-

Las bandas participaron en un pasacalles por la localidad. - Foto: Rubén Abad

La lluvia caída durante buena parte del día de ayer en la localidad de Guardo no fue impedimento para reunir a cerca de doscientos músicos en el II Certamen Nacional de Bandas de Semana Santo bajo el lema Del corazón al cielo. En la música un recuerdo.
Un sentido reconocimiento que los compañeros de la banda de cornetas y tambores Santísimo Cristo Resucitado, de Guardo, rindieron por segundo año consecutivo a Eduardo Bermejo, Ito, uno de los impulsores de esta agrupación.
Junto a ellos, las bandas guardenses de las cofradías Virgen de la Soledad y Santísimo Cristo de las Cinco Llagas y Nuestro Padre Jesús Nazareno y Santo Sepulcro, a las que se unieron Jesús Nazareno, La Soledad y El Salvador, llegados desde la provincia de León.
Todos ellos interpretaron varias marchas de Semana Santa en un pasacalles por el casco urbano entre la plaza de la Constitución y la iglesia de Santa Bárbara.
El evento despertó las miradas del público presente en las vías más céntricas. De ahí partieron hasta el Salón deActos del Instituto donde tuvo lugar el concierto.
Quien tampoco quiso perderse esta cita fue la soprano argentina afincada desde hace varios años en Saldaña, Ana Clara Vera Merino, que interpretó la popular Saeta de los Gitanos. Una pieza que llenó de sobrecogimiento a los presentes.
El acto estuvo conducido por Cristina Castro Rey, abadesa de la Agonía de Nuestro Señor y Miguel Romano Aparicio, ligado a la Semana de Pasión leonesa.