Inserción laboral de 180 internos de La Moraleja

E.M.
-
Inserción laboral de 180 internos de La Moraleja - Foto: Eva Garrido

El programa Reincorpora de la Caixa, que ofrece a los beneficiarios itinerarios personalizados, busca su reintegración en la sociedad

Toda voluntad de cambio debe llevar pareja una oportunidad de cambio. Bajo esta premisa y con la convicción de que todas las personas tienen derecho a una segunda oportunidad, la Obra Social la Caixa desarrolla en Palencia desde 2014 el programa Reincorpora, que  ofrece a los internos del centro penitenciario La Moraleja, de Dueñas, la oportunidad de construir un nuevo futuro plenamente integrados en la sociedad a través de itinerarios personalizados. 
Al tratarse de un centro de máxima seguridad, la prisión eldanense no tiene régimen abierto ni centros de inserción social, por lo que los internos tienen complicada la búsqueda de empleo y su inclusión en la sociedad cuando cumplen la condena.
A ello se suma que en La Moraleja hay personas en régimen de primer grado y muchos extranjeros con orden de expulsión, que no pueden ser incluidos dentro del programa.
«La junta de tratamiento del centro penitenciario es quien decide qué internos pueden ser susceptibles de cumplir las características del programa y envían la documentación para analizar cada uno de los casos y poder luego entrevistarme con ellos», explica Fernando Macho Prado, técnico de Reincorpora y orientador laboral en Foremcyl.
El programa está dirigido a personas que se encuentran en los últimos momentos de su condena, ya sea en segundo grado 100.2 (un régimen de semilibertad que se encuentra a caballo entre el segundo y tercer grado), en tercer grado o en libertad condicional.
Desde su puesta en marcha, en Palencia se ha atendido a 180 personas, 43 el año pasado, aunque 11 de ellas estaban en el programa desde finales de 2017. «En 2018 se han insertado laboralmente 21 personas con 24 contratos», destaca Macho Prado, quien puntualiza que se trata de un programa «bastante abierto», pues en función de las necesidades, gustos y preferencias de cada usuario se puede iniciar el proceso de búsqueda de empleo». Añade que, además de la inserción laboral, es importante el trabajo que se desarrolla a través del programa en el ámbito sociolaboral, pues se fomenta otro tipo de valores, como «quitarles los victimismos con los que salen del centro e intentar que cambien su pensamiento respecto a lo que han hecho para iniciar una nueva etapa».
Así, gracias a este programa se trabajan aspectos como la autoestima, el empoderamiento o la modificación de conductas, aspectos que «muchas veces son más importantes que el trabajo, pues las capacidades para ello suelen tenerlas y les hace falta incidir en esas otras cuestiones».

 

Lea la noticia ampliada en la edición de papel o en kiosko.diariopalentino.es