Un campeón contra las cuerdas

Diego Izco
-

Solo ocho clasificados a falta de un partido (la mitad por definirse) y entre ellos no está el Liverpool, que podría quedar eliminado en la última jornada si pierde en casa del 'divertidísimo' Salzburgo

Un campeón contra las cuerdas - Foto: Peter Byrne

Nadie contaba con la rebeldía de su grupo. Por un lado, un Nápoles que es una casa de locos, séptimo en la Serie A con los jugadores en rebeldía y el presidente multándoles a lo bestia... pero en el fondo, quien lleva la batuta y el timón es Carlo Ancelotti, un tipo cabal con mucho fútbol en la cabeza. Por el otro, un Salzburgo divertidísimo, capaz de ganar al Genk (1-4) con goles de un muchacho de Zambia -el primero de su país que anota en Champions- de 21 años, un coreano de 23, un japonés de 22 y un noruego de 18, el niño-Haaland, ‘nueve’ de moda. Con esos condicionantes y mano dura en la Premier (ocho puntos de diferencia sobre el Leicester en solo 13 jornadas) o el Liverpool ha medido mal las fuerzas en esta primera fase o se ha visto sorprendido... pero el campeón está contra las cuerdas:una derrota en Salzburgo en la última jornada (contando con que el Nápoles putuará ante el Genk en San Paolo) eliminaría a los ‘reds’ contra todo pronóstico. El ‘pelotazo’ tendría unas dimensiones históricas en la competición, porque sería el único nombre de un favorito que quedase en el camino. 


En la siguiente fase

Y es que de la lista de candidatos ‘a priori’, seis de ellos ya tienen billete. Pasan como primeros de grupo Paris Saint-Germain, Barcelona, Manchester City, Bayern de Múnich y Juventus, y como segundo el Real Madrid. Si hubiese que completar esta lista con otros dos aspirantes serían, lógicamente, Liverpool y... ¿tal vez el Atlético de Madrid? Le falta un punto (y recibe al Lokomotiv) para obtener el billete.  
No obstante, otro nombre podría salir del Grupo H, el del Valencia, en el que todavía no hay nada decidido y se atisba una última jornada de taquicardia: el Ajax (10 puntos) recibe a los españoles (ocho) y el Chelsea (ocho) al Lille.


Messi estelar 

Hay partidos del argentino que justifican el precio de la entrada. Y la categoría de Messi provoca que sean muchos, muchísimos, los encuentros que van más allá de un zarpazo puntual: ante el Dortmund, un equipo medio-alto en horas bajas, cada vez que enganchaba la pelota ofrecía la sensación (tal vez certeza) de ser un adulto jugando contra niños. Gol y dos asistencias, pelota al larguero, incontables regates...


Rebobinando el VAR

Sucedió en el Slavia-Inter: jugada polémica en el área italiana que el árbitro deja en el limbo, contragolpe ‘nerazzurro’ y gol de Lukaku. La celebración queda en suspenso: el VAR entra en acción, se anula el 0-2 que acababa de subir al marcador y se señala el penalti que supuso el 1-1 momentáneo. 
El VAR no solo tiene la extraña virtud de posponer las celebraciones, sino de anularlas:sucedió en el Bernabéu, donde expulsaron a Courtois... pero después no: Marcelo había sufrido una falta en el origen de la acción. ¿Hasta dónde rebobinaremos el videoarbitraje para saber si una acción es válida? Aún estamos en fase experimental, vale, pero habrá que ir dejándolo claro para que ni jugadores ni aficionados pongan la cara de la vaca que mira al tren cada vez que el colegiado se lleva el dedo a la oreja. 


Gol de vinícius

Pues sí, el brasileño marcó el 0-2 del Leipzig-Benfica. Al ‘otro’, no convocado, por lo visto ya le ha adelantado Isco.