scorecardresearch

La nueva FP recoge las exigencias de CyL en formación dual

SPC
-

Rocío Lucas exige al Gobierno que la normativa sea «flexible, ágil y se adapte al tejido productivo de cada Comunidad» para poder impulsarla en Castilla y León

(I a d) Pilar Alegría, Rocío Hervella y Rocío Lucas, antes de la jornada celebrada ayer en Valladolid. - Foto: Miriam Chacón ICAL

La nueva ley de FP que prepara el Gobierno de España recoge la posibilidad de la unión de empresas para posibilitar que la formación dual se pueda desarrollar también en pymes, una de las demandas de la Consejería de Educación sobre la reforma normativa. Así lo aseguró ayer la ministra del ramo, Pilar Alegría, tras la exigencia esgrimida minutos antes por la consejera de Educación de la Junta, Rocío Lucas, al pedir una mayor flexibilización y adaptación de la Ley al tejido empresarial de cada territorio, por contar Castilla y León con una mayoría de pequeñas y medianas empresas dentro de su tejido productivo. «Somos conscientes de que el tejido productivo no solo de Castilla y León, sino generalizado en toda España, está protagonizado por pymes, pero el propio proyecto de Ley recoge la posibilidad de que se unan empresas para poder facilitar esa formación dual para los jóvenes en la búsqueda del doble beneficio: para el estudiante que se forma y para generar esos nuevos perfiles que demandan las empresas», apuntó Alegría en el marco de la celebración de la jornada 'FP Talks', organizada por la Fundación Empresa Familiar en Valladolid, donde defendió la ley de Formación Profesional como «un proyecto de país que bien justifica una legislatura» y que además «nace con un importante consenso de todas las comunidades y todos los agentes sociales».

Todo ello después de que Lucas considerase que la ley debe «tener en cuenta el tejido productivo de cada Comunidad» si quiere «seguir impulsando y avanzando en algo tan importante como la Formación Profesional». Señaló en ese sentido que Castilla y León es una Comunidad donde la mayoría de empresas son pymes y micropymes, y que al conllevar la FP Dual un tutor de formación para los alumnos, es más complicado que puedan participar «si no se permite hacer una UTE de empresas» para que la formación del alumnado se pueda hacer «a través de la misma persona, que pueda atender a distintos aprendices».

Denunció así que la capacidad de la Comunidad con una Formación Dual estanca «está frenada por el desarrollo legislativo» de la ley de FP, que desde Castilla y León piden al Gobierno «que se mejore para tener una mayor capacidad de expansión».

Otros países europeos

Frente a esto, la ministra Alegría reiteró que la Formación Dual es «uno de los aspectos más importantes de este nuevo proyecto de ley de FP». Para su desarrollo, el Gobierno se ha fijado «en experiencias de otros países europeos, que llevan más años trabajando, o en comunidades que tienen este proceso más avanzado», para lograr apuestas como que «cualquier joven que se matricule en Formación Profesional tenga la posibilidad de realizar la formación dual» en dos planos: por un lado, aquellos que lo hagan en el apartado general disfrutarán de un 35% de formación de prácticas en empresas, mientras que en formación avanzada, los alumnos pasarán hasta el 50% del tiempo en el ámbito empresarial «con un contrato que tendrá remuneración».

Por ello, la responsable nacional manifestó su esperanza en que el proyecto de ley de FP también cuente con un «importante diálogo y consenso» durante su debate las próximas semanas en el Congreso, y pidió a las fuerzas políticas su apoyo porque la nueva Ley busca «proporcionar a nuestros jóvenes una formación de calidad que sea puerta directa a un empleo de calidad».

Excelencia

Por su parte, Rocío Lucas defendió que la Formación Profesional de Castilla y León cuenta con autonomía para mejorar la calidad, lo que permite que sus 46 centros con FP «de excelencia» puedan concurrir a convocatorias europeas para proyectos donde competir como «centros de innovación». «Pero tenemos que seguir avanzando en la Formación Dual», defendió Lucas, que en ese marco consideró «muy importante» la trascendencia de la colaboración público-privada que se pone de manifiesto con el convenio materializado durante la presente legislatura con Empresa Familiar «para impulsar aún más la Formación Profesional en la Comunidad».

No obstante, «el nexo entre el centro educativo y la empresa es más necesario que nunca» y, por ello, en Castilla y León se cuenta actualmente con 420 empresas que forman parte de los programas de FP a través de 200 proyectos.