El Ayuntamiento quiere regularizar el mercadillo para 2020

Carlos H. Sanz
-

Las 198 licencias están caducadas, no hay registros actualizados y 117 deudores acumulan impagos por 121.480 euros

El Ayuntamiento quiere regularizar el mercadillo para 2020 - Foto: Á“scar Navarro

1 de enero de 2020. Esa es la fecha que se ha dado el Ayuntamiento para poner negro sobre blanco en los mercadillos de la ciudad y regularizar una situación que lleva fuera de toda lógica y control desde hace casi una década, y que ha permitido que la deuda de los comerciantes con las arcas municipales se haya acumulado hasta los 121.481 euros.
De aquí a final de año, el equipo de Gobierno de Mario Simón revisará todas las concesiones y elaborará un listado con aquellos comerciantes que quieran tener un puesto en los mercadillos semanales del martes, miércoles y domingo, así como el que se instala en la plaza Mayor el último día de la semana.
«En principio, lo que se va a hacer es que todas las personas que vayan a tener su puesto obtengan el permiso correspondiente, y que se empiece a pagar la tasa como indica la ordenanza municipal», explicó ayer la edil de Seguridad Ciudadana, Carolina Gómez.
Los cálculos de la Agencia de Desarrollo Local, que a partir de ahora velará por el cumplimiento de la normativa, sitúan la deuda de los comerciantes de los mercadillos en 121.481,22 euros, «y esa es a fecha de septiembre de 2017, así que suponemos que esa cifra sea mucho mayor», desveló ayer Urbano Revilla, edil de Comercio y Desarrollo Económico.
El Ayuntamiento es consciente de que existe «un índice considerable de deudores». De los 198 nombres que constan en las licencias, 53 están al día y no tienen ninguna deuda con las arcas municipales. Pero ni siquiera el propio Consistorio está seguro de estos datos. «No se ha realizado un censo correcto», señaló Revilla, que también señaló que esos 121.481,22 euros de deuda se reparten entre 117 comerciantes -aunque una parte ya ha negociado el aplazamiento y está pagando cada mes-, a los que hay que sumar 28 antiguos titulares que dejaron una deuda que ya no están.
culpa compartida. Y es que, más allá de la responsabilidad de los comerciantes, la falta de interés por parte del Ayuntamiento en mantener la legalidad en el mercadillo durante los últimos años fue tal que sus concesiones están caducadas. Las licencias para la venta ambulante se conceden, según dicta la ordenanza, por un plazo de cuatro años. Los comerciantes abonan una tasa de 420 euros al año, es decir, 35 euros al mes. Pese a lo que aseguran los comerciantes, toda la deuda procede del impago de estas cuotas.
«No queremos echar la culpa en exclusiva a los comerciantes, ni mucho menos, porque también el Ayuntamiento durante estos años, por un problema de estructura, no ha podido o no ha tramitado correctamente los expedientes», reconocía Revilla. Si se ha llegado a esta situación, continuaba el edil, ha sido «por la dejadez de no hacer las cosas bien», aunque también señalaba que «la falta de personal en distintos departamentos del Ayuntamiento, entre ellos la Policía Local, «ha impedido asignar a técnicos que puedan llevar su gestión, de ahí que no haya datos a los que acudir». 
«Vamos a intentar que esto deje de pasar», aseveraba ayer Urbano Revilla en un tono conciliador, que avanzaba que «lo primero que se va a hacer es notificar a todos los puestos la situación que tiene actualmente y, después, se elaborará un listado con toda la gente que quiera estar en el mercadillo y necesita un puesto». 
«Una vez que sepamos quiénes son deberán empezar a pagar su tasa y ponerse al día con las deudas, si es que las tienen. Por su parte, la Policía Local comenzará a hacer un control de que ese pago se ha realizado», continuó el concejal de Comercio.
Además, la Agencia de Desarrollo Local designará a una persona para que lleve la gestión y tramitación de estos expedientes, de forma que se lleve al día. «No nos interesa echar culpas a nadie, sino llevar adelante una cosa a la que nos habíamos comprometido: regularizar la situación de los mercadillos en Palencia», sentenció Revilla.
Para lograr recuperar esos, al menos, 121.481 euros, el Consistorio promete a los comerciantes todas las facilidades de pago. «El año pasado ya hubo una serie de reuniones en la Agencia de Desarrollo y se llegó al acuerdo de facilitar a través de aplazamientos y fraccionamiento el pago de la deuda», recuerda el edil de Comercio.
Desde la Concejalía saben que es un reto difícil, en primer lugar porque puede que algunas de esas deudas hayan prescrito, pero Carolina Gómez es contundente: «No se va a perdonar la deuda; la tendrán que abonar, con todas las facilidades, como cualquier otro ciudadano». 
No obstante, Urbano Revilla deja claro que más importante que ingresas esos 121.000 euros es «regularizar la situación del mercadillo». «Que todos los comerciantes estén regularizados, que todos paguen la cuota y que todos presten sus servicio adecuadamente», finalizó.

 

Una mayor presencia policial y obligación de limpiar al acabar la jornada 
El del pago de las tasas no será el único control que el Ayuntamiento quiere imponer en el mercadillo. También se va a garantizar una mayor vigilancia policial, algo que no se venía haciendo en los últimos tiempo y que ha permitido que personas desconocidas instalen allí sus puestos.
El objetivo es doble. Por una parte, además de garantizar que los comerciantes que se se instalen allí tienen sus cuotas al día, comprobar quién está en el puesto. «Sabemos que hay algunos que están ocupados por personas que no son los titulares o los suplentes de la concesión, tal y como manda la ordenanzas», reconoció ayer Urbano Revilla. Y, por otra parte, se va a incidir en la limpieza. «Después del mercadillo, en muchas ocasiones, la zona queda sucia, con plásticos y papeles sueltos. Además de antihigiénico, puede ser peligroso», aseveró el edil de Comercio.