Vía libre a las ayudas a autónomos un mes después

Carlos H. Sanz
-

El pleno desbloquea la modificación presupuestaria necesaria para dotar económicamente la partida de 300.000 euros que financiará los intereses de los créditos ICO Covid-19 de los empresarios que lo soliciten

Vía libre a las ayudas a autónomos un mes después - Foto: Óscar Navarro

Fue hace más de un mes, 38 días para ser exactos, cuando el Ayuntamiento y la Diputación anunciaron a los 13.100 autónomos de la provincia que iban a habilitar ayudas por un valor global de 600.000 euros, de los que cada administración aportaría el 50%. Un dinero para financiar el coste -hasta 15.000 euros- de los intereses derivados de aquellas operaciones de crédito que, integradas dentro de la línea de avales ICO Covid-19, los autónomos contraten para mejorar la liquidez de sus negocios. 
Una ayuda que los trabajadores por cuenta propia de la provincia pueden solicitar desde hace semanas, pero que sigue vedada para los de la capital, que deberán seguir esperando unos días más. No fue hasta ayer que el Ayuntamiento logró desbloquear la modificación de crédito necesaria para dotar con esos 300.000 euros comprometidos la partida asignada a estas ayudas. 
Tal y como se explicó en su día, la concejalía de Hacienda detrajo partidas de varias concejalías por valor de esos 300.000 euros para dotar la línea de ayuda a autónomos y pymes locales. El procedimiento se aprobó en el pleno del mes pasado pero una de las partidas que se tocaron fue la de la Universidad Popular de Palencia, que presentó un recurso contra la decisión del Ayuntamiento de minorar dos de los tres convenios que mantiene con la entidad por valor de 43.250 euros.
Aunque las diferencias entre el Consistorio y la UPP acabaron por dirimirse este mismo lunes, sobre todo a raíz de que el equipo de Gobierno comprobase en la junta de portavoces del pasado viernes que no tenía los apoyos suficientes para sacar adelante la modificación de crédito necesaria para pagar las ayudas a los autónomos, la retirada del recurso estaba ya fuera de plazo. 
En resumen, no fue hasta ayer, 38 días después de anunciarlas, que se ha logrado desbloquear estas ayudas para los autónomos. Y lo hizo por los pelos, por el voto de calidad del primer edil, ya que Ganemos y el PSOE votaron en contra de la inadmisión de la alegación de la UPP, y Vox se negó a emitir su voto al entender que «no tenía sentido» pronunciarse sobre un proceso ya cerrado con la retirada la objeción por parte de la Universidad Popular.
Un plazo en el que, según avanzó ayer el propio alcalde, Mario Simón, el Consistorio ha recibido más de 50 solicitudes de información por parte de trabajadores por cuenta propia. «No podía salir un expediente cuando no estaba acabado, y si no hay crédito, no se puede acabar», resumía el primer edil, que anunciaba también que «las bases de las ayudas ya están listas» y que el Ayuntamiento «avisará en persona a las empresas que se han interesado por ellas en el momento en que se publique». Eso sí,  antes tiene que dar su autorización la Junta de Castilla y León para poder dar luz verde a su abono. 
exención de terrazas. La extraña deriva que está marcando la gestión interna del Ayuntamiento en ese nuevo mandato tuvo otro episodio destacado durante la sesión de ayer. El pleno sacó adelante por unanimidad la eliminación de tasas por ocupación de vía pública para las terrazas de los hosteleros, así como para los puestos y barracas, una medida que incluye la devolución con carácter retroactivo de lo abonado a partir del 14 de marzo y, como mínimo, hasta el 1 de enero de 2021.
Avenencia en lo político pero con los informes en contra de los técnicos municipales que, entre otros aspectos, consideran que tal exención no está justificada porque no se puede calificar de interés social, ya que los que pagan dicha tasa, los hosteleros, solo son el 1% de la población capitalina.
Hace 17 días, el equipo de Gobierno del PP y Cs anunció a los hosteleros que estaba estudiando la posibilidad de devolución de las tasas por ocupación de vía pública para veladores ya abonadas y la exención del pago en las nuevas solicitudes.
El concejal de Hacienda, Luis Miguel Cárcel, introducía en su anuncio la condición de que «siempre que el Estado lo permita», y anunciaba que había solicitado al Gobierno de España que modificase o crease «una disposición transitoria al respecto».
Aquel anuncio fue criticado por la portavoz del Grupo Municipal Socialista, quien recordó al edil de Hacienda que «el Ayuntamiento tiene plena potestad tributaria y financiera y, por supuesto, de autoorganización». Durante los siguientes días, el equipo de Gobierno de Cs y PP enarboló como argumentos los mismos informes técnicos que ayer ignoró, para acabar en el mismo punto en el que se comenzó hace más de dos semanas, «apoyar a los hosteleros, uno de los sectores más castigados por la crisis sanitaria».
Un apoyo, tal y como explicó el concejal de Desarrollo Económico, Urbano Revilla, que se completará con «la flexibilizado las áreas para la instalación de los veladores, incluyendo zonas verdes, plazas de aparcamiento y tramos de calles, allí donde ha sido posible sin perjudicar al resto de ciudadanos o empresas».
Más de 200 hosteleros se han interesado por instalar una terraza, solicitudes que está analizando departamento de Tráfico y la Policía Local para emitir los informes relativos a las solicitudes, los cuales ya suman 156.
Durante el pleno, la propia Miriam Andrés se encargó de reprochar al equipo de Gobierno de Mario Simón que «si gobernaran en vez de mandar, hubieran hallado desde el principio la fórmula jurídica adecuada». «Es usted, como político, quien tiene que convencer al técnico de lo que es interés general, y no que el técnico le diga a usted que el sector hostelero no lo es teniendo en cuenta solo  los sujetos pasivos que abonan la tasa y no los 3.800 puestos de trabajo directos que proporciona la hostelería y los innumerables indirectos», añadió la portavoz del PSOE.
El debate de este punto del orden del día también deparó otras propuestas, como las realizadas por parte de la edil de Vox, Sonia Lalanda, de permitir la instalación de calefactores en la vía pública de cara al otoño y el invierno para poder estirar la época de terrazas.