Derrota entre penumbras

Alberto Moreno
-

EduNarganes, técnico morado, formó ante la Arandina con un equipo plagado de jugadores menos habituales pensando en el histórico encuentro copero de este próximo miércoles ante el Urraca asturiano

Derrota entre penumbras - Foto: Á“scar Navarro

cd becerril. Puertas, Diego, Isma, Sierra, Jesús, Peli, Kuko, Guti, (60’ Carlos), Adrián, (70’ David), Melero ((75’ Kike), Eloy.
arandina. Carmona, Barbero, Borja París, Diego Rubio, Munguía, Fernando Rubio, Kalifa (75’ Abad), Pesca, Beli, (82’ Steylor), Zazu, (68’ Yako), Adeva.
árbitro. Víctor LaínPérez, soriano. Asistido por Romera Hernández y Gómez Álvarez. Amarilla a Peli, Isma; y Abad. Protestado el penalti visitante y una acción en el área visitante por derribo a Melero.
goles. 0-1: Min. 23: Barbero, al ejecutar una pena máxima.             0-2: Min. 68: Zazu, de falta directa.
incidencias.             Mariano Haro. Primer partido en la historia del club morado jugado con luz artificial, aunque la iluminación no sea todavía buena, con zonas de penumbra y en otros casos deslumbrando. 
 

El Cholo Simeone puso de moda su famosa frase «partido a partido», que no viene a ser otra cosa que sólo pensar en el próximo compromiso.A la hora de la verdad, es una frase para la galería, cuando se juega el solomillo salen los mejores, a los que se reserva en los entrantes.
EduNarganes dejó ayer en el banco a su columna vertebral pensando en el histórico partido copero del miércoles ante el Urraca. Cierto es que para un equipo no profesional, en el que los jugadores entrenan tres veces a la semana cuando los turnos de trabajo se lo permiten, jugar tres partidos en siete días es un enorme esfuerzo, pero no lo es menos que ayer el técnico morado pensaba más en la Copa que en la liga doméstica. Dejó en el banquillo al portero Sevi, jugando el chaval Puertas (que estuvo espléndido, salvo en el segundo gol encajado). En defensa dio entrada a uno de los centrales habituales por Jesús y al lateral Riki por Isma. La medular era totalmente diferente a la habitual en los últimos partidos, dando descanso a Diestro, Carlos y Kike para dar entrada a Peli, Guti y Melero (que llega para el partido copero con chispa y energía). Y en punta, dejó en el banquillo a su goleador David por Adrián.
El Becerril formó casi con su equipo B, algo que clubes potentes, como la Arandina, su rival de ayer, se pueden permitir, pero no tanto los morados. Y pese a todo, nada que objetar a los menos habituales, que cumplieron con nota. De hecho, los goles de los burgaleses (que no mostraron ni de lejos el nivel de otras temporadas) llegaron en un penalti innecesario, protestado por los locales, y en una falta directa desde un lateral.
Hasta el 0-1, el partido estaba equilibrado en todos los aspectos. No había excesivas luces creativas y ofensivas ni tampoco en el campo. Es de imaginar que el árbitro lucense que dirigirá el encuentro ante el Urraca no ponga trabas, porque si se permite en la Liga, debe ser válido también para la Copa. Otra cosa es que se intente, que se hará, darle una vuelta para mejorar la iluminación.
Con el tanto arandino se asentaron los visitantes, aunque bien el encuentro pudo entrar en otro rumbo de cobrase una pena máxima sobre Melero. Una cosa es cargar al rival en un balón dividido y otra empujar al que tiene la posición tomada. Puertas realizó paradas de mérito para mantener vivo el partido. Kuko, por la banda derecha, demostraba que va cada vez a más y que se acerca al de hace dos campañas. Buenas noticias cara al miércoles.
El 0-2 visitante, en el único error de Puertas, acabó por sentenciar el partido. Una derrota entre penumbras que no pareció hacer mucha herida, porque el pensamiento estaba y está puesto en el miércoles. Incluso parecía un choque de trámite, cuando no lo era. Ya sí se pude hablar de la Copa, aunque el pensamiento lleva semanas en este choque.