Cervera se queda pequeña vitoreando a sus campeones

EFE
-

Los hermanos Alex y Marc Márquez celebran ante su público los títulos de Moto2 y MotoGP, respectivamente

Cervera se queda pequeña vitoreando a sus campeones - Foto: Susanna Sáez

La localidad ilerdense de Cervera vivió este sábado una de las jornadas más memorables de su historia y, además, por partida doble con sus vecinos Marc Marquez, hexacampeón mundial de Moto GP, título que ha sumado por cuarto año consecutivo, y Alex, campeón del mundo de Moto2 en su quinta temporada en la categoría.
Todas la previsiones se desbordaron en la pequeña población de 9.000 habitantes, que vio cómo más de 10.000 visitantes acudieron a la exposición de los hermanos Márquez y esperaron hasta las siete de la tarde para seguir el recorrido de la caravana de homenaje.
El vehículo en el que viajaron los campeones, de color rojo y azul (los de los equipos de ambos) con el numero de Marc, el 93, el de Alex, el 73, y que llevaba una gran leyenda Champion Brothers (Hermanos Campeones) a ambos lados, tardó una hora en recorrer un trayecto de apenas 300 metros desde la Plaza de la Universidad hasta la plaza Pius XII, donde estaba montado un gran escenario y dos pantallas gigantes.
Cervera se queda pequeña vitoreando a sus campeonesCervera se queda pequeña vitoreando a sus campeones - Foto: SUSANNA SÁEZDurante el recorrido, medio centenar de motocicletas acompañaron al vehículo de los campeones, y aficionados de todas las edades, muchos desde los balcones, engalanados con pancartas rojas con el 93 de Marc y azules con el 73 de su hermano Alex, que les correspondían desde el vehículo.
La plaza Pius XII y sus aledaños estaban a reventar con miles de aficionados que, a pesar de la baja temperatura (7ºC), esperaron varias horas pacientemente, saboreando una actuación de música en directo, la llegada de Marc, Alex y los miembros de sus equipos que les acompañaban.
En el escenario, mitad rojo y azul, los campeones dirigieron discursos improvisados a los aficionados, que les respondieron con cánticos y vítores
Cervera se queda pequeña vitoreando a sus campeonesCervera se queda pequeña vitoreando a sus campeones - Foto: SUSANNA SÁEZAlex les dijo: "En 2014 dije que esto era imposible de repetir y volver a estar aquí los dos es increíble".
Junto a ellos salieron sus padres, Roser, con una camiseta con los colores rojo y azul, y Julià, y su tío Ramón el cerebro del homenaje
A renglón seguido entraron los equipos de ambos corredores, que fueron presentados uno a uno por los dos pilotos y con Marc como maestro de ceremonias, al que se unió posteriormente Álex, animó al público y le hizo levantar las dos manos abiertas para señalar los diez títulos que acumulan entre él y su hermano.
Después hizo que los dos equipos cantasen "campeones de mundo, campeones del mundo, oe oe" y manteasen a Emilio Alzamora, el mánager de ambos.
Luego un vídeo repasó la trayectoria de Marc este año, en el que ha batido récords.
Alex contó anécdotas de sus carreras y, tras proyectarse un vídeo con su actuación en 2019, acabó llevado a hombros por su equipo.
Sobre las 21,30 horas, los dos hermanos y sus equipos se despidieron de los aficionados mientras se lanzaba un gran castillo de fuegos artificiales.