El Real Madrid saca pecho ante el Leganés

Agencias
-

Los merengues demostraron más actitud que su rival, que llegó hundido y desarmado al templo de la capital de España y donde Benzema se dedicó a repartir magia entre sus compañeros que, sin duda, funcionó (5-0)

El Real Madrid saca pecho ante el Leganés - Foto: JuanJo Martín

El Real Madrid firmó su noche más redonda de toda la temporada tras golear (5-0) al Leganés, colista de Primera División, gracias a un apabullante inicio de partido que fue más que suficiente para aplastar a su rival y para seguir la estela del líder FC Barcelona en la undécima jornada de Liga. 
El Bernabéu se olvidó de Bale, del no clásico y de todas las dudas que había dejado Mallorca. Todo se resumió en ocho minutos de auténtico frenesí que hicieron esfumar cualquier problema en Chamartín. Los merengues -pese a no ser habitual- demostraron más actitud que su rival, que llegó hundido y desarmado al templo de la capital de España. 
Los de Zidane se gustaron desde el inicio con un fútbol de quilates. Benzema cogió la varita y se dedicó a repartir magia entre sus compañeros. El francés fue el arquitecto de los dos primeros goles, ambos separados por apenas un minuto. El 1-0 fue obra del joven Rodrygo, que tiene todo el acierto que le falta a Vinicius, y el segundo llevó la firma de Kroos. 
El Real Madrid saca pecho ante el LeganésEl Real Madrid saca pecho ante el Leganés - Foto: SUSANA VERAEl brasileño remachó solo en el área pequeña pese a la poblada defensa pepinera y el alemán entró con la espula para batir a Soriano. Los dos goles, de tremenda calidad, también evidenciaron la pasividad de un Lega que llegó al Bernabéu con la mente puesta en su final con el Eibar del próximo domingo. La imagen fue realmente mala. 
Benzema siguió reclamando los flashes con una semichilena que estuvo a punto de suponer el tercero, incluso con un disparo arqueado desde la frontal. Todo eran buenas noticias en un Real Madrid que no bajó el pistón pese a tener el marcador de su lado. Fruto de ello fue el 3-0, cocinado por Hazard antes de ser trabado en el área. 
Ramos marcó el penalti a la segunda porque tuvo que repetirlo al considerar el árbitro que el portero del Lega se había adelantado. El camero, que había sido homenejado al inicio, tuvo su momento de gloria y terminó de matar a un Lega que agonizaba en el Bernabéu. El plan del técnico interino Luis Cembranos hizo agua por todos los lados. 
El Real Madrid saca pecho ante el LeganésEl Real Madrid saca pecho ante el Leganés - Foto: SUSANA VERAEl peor síntoma fueron esas tres únicas faltas que hicieron los blanquiazules en el primer asalto. La apatía en defensa, los numerosos cambios y el estado anímico de los leganenses impulsaron a los de Zidane, que siguieron achicando a su rival en el área. Un verdadero parque de atracciones para el 13 veces campeón de Europa. 
En la segunda mitad, el Madrid levantó el pie del acelerador, sobre todo porque ni el resultado ni el rival lo exigía. Eso sí, Benzema seguía a lo suyo. Balón a la madera y cuarto de la noche. El galo fue el gran protagonista cerrando su gran actuación con un tanto desde los 11 metros. Otro penalti sin discusión. Omeruo derribó a Modric cuando éste iba a empalar a Soriano.

 

Vuelve Modric y el penalti 

El actual Balón de Oro, que volvía a jugar tras lesión, disfrutó de buenos minutos en un final de partido que sirvió de fiesta al Bernabéu. Entró Isco y también un Jovic que acabó encontrando su primer gol como madridista en un cabezazo perfecto que conectó el regalo de Carvajal. Sólo faltaban las guirnaldas porque el rival acompañó a la perfección. 
Hasta Courtois tuvo su parada de rigor para empezar a reconciliarse con la grada. Jonathan Silva intentó sorprender al belga, pero no hubo forma de empañar la gran noche del Real Madrid. La fiesta fue completa para un equipo que empieza a coger fuerza y despeja todas las dudas cuando más lo necesitaba y más cuestionado estaba Zidane

 

Por otro lado

La victoria agónica del Betis (2-1), con gol en el minuto noventa del francés Nabil Fekir, no despeja las dudas del equipo verdiblanco ni la de su entrenador, Joan Francesc Ferrer 'Rubi', pero deja también mas tocado al técnico del Celta, Fran Escribá, que, pese a que los suyos lo intentaron, no sacó nada.
La formación sevillana, que se adelantó muy pronto, no supo nunca jugar a favor de corriente y desplegó un mal fútbol ante el conjunto gallego, que lo intentó más pero que estuvo muy desafortunado en sus remates a puerta.
Partido de tensión, mas parecido a uno de finales de temporada con los dos equipos jugándose asuntos trascendentes en la clasificación que a éste de la undécima jornada de LaLiga, pero la situación es mala tanto para el conjunto sevillano como para el vigués