La Junta promoverá el hábito de la lectura en los hospitales

SPC
-
El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, y la consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, presentan el Proyecto Lecturas Pacientes. - Foto: Ical

'Lecturas Pacientes' inicia en el Clínico de Valladolid su extensión por el resto de hospitales que se llevará a cabo en colaboración con voluntarios

Los pacientes ingresos en los hospitales públicos de Castilla y León podrán disfrutar del placer de la lectura a lo largo de este año, una vez finalice el pilotaje del programa ‘Lecturas Pacientes’, puesto en marcha de forma piloto en el Clínico de Valladolid y que en un periodo de cuatro meses podrá está disponible en otros centros hospitalarios de la Comunidad.

La consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, y el titular de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, presentaron hoy en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid el proyecto ‘Lecturas Pacientes’. Se trata de un proyecto puesto en marcha por la Biblioteca de Castilla y León y este hospital para incentivar el hábito de lectura entre las personas ingresadas con el objetivo de mejorar su bienestar, como recoge Ical.

En ese sentido, García Cirac remarcó que esta iniciativa de extensión bibliotecaria se enmarca en el programa ‘Cultura Diversa’ de Cultura y Turismo para garantizar el acceso a la cultura de todos los ciudadanos, especialmente de aquellos que tienen más dificultades por sus condiciones físicas, intelectuales o sociales. Su fin, añadió la consejera, es mejorar el bienestar de los enfermos, mediante la distribución de material de biblioteca y actividades en torno a la lectura.

De esta forma, la Biblioteca de Castilla y León proporciona lotes de libros para público infantil y otros para adultos, con materiales amenos y atractivos, con abundancia de ilustraciones y de fácil comprensión, novelas de acción y cómic. El hospital ya ha recibido un total de 244 libros con estas características. Para conocer qué fondos están disponibles se puede consultar el Catálogo Colectivo de la Red de Bibliotecas de Castilla y León (RABEL), dentro de un apartado denominado ‘Bibliotecas de hospitales de Valladolid’, como si fuera una colección separada.

Para el transporte de libros por las diferentes plantas del hospital, la Biblioteca también ha proporcionado tres carros especiales. Se ha diseñado un logotipo con el que han sido identificados los volúmenes y los carros bajo el lema: ‘Libros y palabras que curan’. Además, se colaborará con las asociaciones de voluntarios que trabajan en el hospital -Cooperación Internacional y Cadena de Sonrisas- y les ha ofrecido formación para la prestación del servicio.

Así, serán ellos quienes distribuyen los libros entre los pacientes y los acompañan para lo que necesiten, habiendo sido previamente formados en todos los aspectos relacionados con la colección y la organización del préstamo del material, así como las ventajas que ofrece la posesión de la tarjeta de lector de RABEL, entre las que destaca la posibilidad de acceder al préstamo de libro electrónico -a través de eBiblio-, que da acceso a la lectura desde cualquier dispositivo móvil.

Sáez Aguado, por su parte, remarcó que este programa forma parte de una estrategia de humanización de una organización formada por personas que atiende a personas. Destacó que el Clínico de Valladolid, que recibió el reconocimiento 400 Plus por su calidad, es un hospital con una gran tecnología y que realiza técnicas complejas, si bien remarcó que también debe favorecer que los pacientes se sientan como en su entorno habitual.

Animación a la lectura

Otra de las iniciativas es la programación de actividades de animación a la lectura para los pacientes más jóvenes, que se celebran con periodicidad mensual. Complementan y dinamizan ‘Lecturas pacientes’, con el objeto de dar a conocer la colección, pero también para pasar un buen rato, conocer a otros pacientes disminuyéndose así la sensación de soledad, valorar la ilustración como arte y abrir nuevas vías a la percepción sensorial.

La relación de la Biblioteca de Castilla y León con el Hospital Clínico se inició en 2012, con actividades de animación a la lectura en las unidades de Pediatría y Psiquiatría Infantil.