24 millones para la integración laboral de discapacitados

SPC
-

Carriedo destaca que las entidades de economía social generan más de 30.000 empleos y avanza otra ayuda de un millón para fomentar la actividad de cooperativas y sociedades

24 millones para la integración laboral de discapacitados

El consejero de Empleo en funciones, Carlos Fernández Carriedo, puso ayer en valor el impulso a la economía social en la Comunidad por parte de la Junta, y cifró en 25 millones de euros el montante de las ayudas que el ejecutivo autonómico concederá este año al empleo con discapacidad y al fomento de las cooperativas. En concreto, más de 24 millones estarán destinados a la integración laboral de trabajadores con discapacidad en centros de especiales de empleo, mientras que el resto será para cooperativas y sociedades laborales. Fernández Carriedo, que realizó estas declaraciones antes de presidir el Consejo Regional de Economía Social, recalcó la importancia que tiene en Castilla y León la economía social, con más de 4.000 entidades, que dan empleo directo a más de 30.000 trabajadores y que facturan 4.000 millones de euros al año. «Estamos ante un sector que, al igual que el resto de la economía regional, viene creciendo y generando empleo en los últimos años», aseveró.
El consejero también destacó el nuevo convenio de colaboración firmado entre la Consejería de Empleo, las asociaciones que agrupan a los centros especiales de empleo y empresas de inserción y entidades financieras, para anticipar las subvenciones públicas a los costes laborales de los centros especiales de empleo. 
En cuanto a las ayudas para la integración laboral de trabajadores con discapacidad en los centros de especiales de empleo, desde la Junta se informó que ya se han publicado las líneas de apoyo para financiar los costes salariales de trabajadores con discapacidad en centros especiales de empleo; el pago de cuotas de la seguridad social a los trabajadores beneficiarios de la prestación por desempleo en su modalidad de pago único; los costes salariales de trabajadores en exclusión social en las empresas de inserción; el 25 por ciento del SMI de los costes salariales para las nuevas contrataciones de trabajadores con discapacidad con especiales dificultades en los centros especiales de empleo y las dirigidas al fomento del espíritu emprendedor a través de las organizaciones representativas del trabajo autónomo y de la economía social, según informa Ical.
Asimismo, se han convocado ya las subvenciones dirigidas a la financiación de las unidades de apoyo a la actividad profesional en centros especiales de empleo; las subvenciones destinadas a empresas de inserción laboral para el personal de acompañamiento; para la contratación indefinida de trabajadores con discapacidad en el mercado ordinario de trabajo, adaptación de sus puestos y al tránsito del empleo protegido de los enclaves laborales al mercado ordinario de trabajo.