Los partidos echan el resto

Agencias
-

Sánchez apela a la movilización para que el próximo domingo se repita el éxito de las generales, mientras Casado recurre a la unidad para llevar a cabo un modelo de gestión para toda España

Tras un ecuador electoral en cierta forma bronco de este pasado fin de semana, de cara a los comicios del próximo domingo, los principales espadas de los partidos políticos encaran la recta final de campaña con el objetivo de cosechar el máximo número de votos posibles y marcar las mayores diferencias con el rival.
Así, el secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, instó ayer a los ciudadanos desde Mérida, y a las mujeres en particular, a hacer como el pasado 28 de abril y «ponerle una tarjeta roja» a la «desigualdad, a la involución y a la crispación que plantea la derecha y sus tres siglas». 
Y es que, a juicio de Pedro Sánchez, el «único proyecto» que tienen las tres derechas de cara a las elecciones autonómicas y municipales del 26-M es «sumar para gobernar y restar derechos y libertades allá donde puedan». 
Los partidos echan el restoLos partidos echan el resto - Foto: Salvador SasPor eso, el dirigente progresista se dirigió al PP para pedirle «limpieza: basta ya de corrupción», mientras que a Ciudadanos reclamó «justicia social: basta ya de desigualdad y exclusión social», y a Vox le quiso dejar «ultraclaro» la necesidad de «feminismo, convivencia y ni un paso atrás en el derecho de las mujeres». 
Según relató Sánchez, después del 28 de abril «todos respiramos aliviados», ya que con la victoria del PSOE «no solo habíamos garantizado cuatro años de avance, que empezamos después de la moción de censura», sino que «también le pusimos una tarjeta roja a la desigualdad, a la corrupción y a la confrontación que lideran la derecha y sus tres siglas». 
Ante esta situación, el dirigente nacional del PSOE instó a no olvidar que «a día de hoy» las urnas de las elecciones del próximo domingo «están vacías», por lo que pidió la movilización del sufragió de izquierdas y destacó la necesidad de votar el próximo domingo. «Debemos hacerlo con la misma participación, convicción y orientación» que el pasado 28 de abril. 
Los partidos echan el resto Los partidos echan el resto - Foto: Diego CasillasPor su parte, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, respondió al socialista con el ejemplo de Galicia. Desde la localidad coruñesa de Ribeira, el presidente del PP ensalzó al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y al partido conservador como un «modelo para toda España en gestión, en cercanía, en trabajo y en propuestas de futuro».
En la misma línea se pronunció Feijóo, quien aseguró que con el voto del centro derecha dividido «gobernarán los nacionalistas y los socialistas», por lo que pidió unir las papeletas en el PP para evitar que estos partidos, junto con los populistas, «se repartan los ayuntamientos». 
a por madrid. La estrategia de Albert Rivera para la última semana de campaña consiste en poner todo el esfuerzo en ganar la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid y por eso el líder naranja estará respaldando a los candidatos capitalinos cuatro de los cinco días que quedan de caravana, lo mismo que hizo prácticamente durante la primera parte de la campaña.
Respecto a las propuestas electorales de Cs, el cabeza de lista a las elecciones al Parlamento Europeo, Luis Garicano, afirmó en Zaragoza que «aún queda mucho que hacer» para impedir el crecimiento del nacionalismo y el populismo en la UE. 
En su intervención, Garicano aseveró que «Europa es nuestro futuro y tenemos que luchar por darlo todo por Europa» para «liderar» la UE, animando a dar «la lucha por Europa con nuestras emociones», con medidas como un Erasmus para mayores de 65 años. 
Mientras, el secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, se trasladó hasta Barcelona para apoyar a la candidata a la reelección Ada Colau. El líder morado llamó a la movilización popular y al voto de izquierdas para que Barcelona en Comú gane el 26-M y la ciudad siga siendo referente de que «sí se puede» hacer política y gobernar «con y para la común gente humilde y trabajadora».