Viaje a las entrañas de Pink Floyd

SPC
-
Viaje a las entrañas de Pink Floyd - Foto: Luca Piergiovanni

Más de 350 imágenes y objetos repasan el medio siglo de vida de la banda británica

La contribución del grupo británico Pink Floyd al mundo de la música y a la iconografía del rock es única. Ahora, ese legado puede verse en una espectacular exposición en Madrid que desentraña el universo de una de las bandas más influyentes de la Historia de la música. The Pink Floyd Exhibition: Their mortal remains podrá verse desde hoy en el Espacio 5.1 de Ifema, donde permanecerá hasta el próximo 15 de septiembre. 
La capital española se convierte así en la cuarta sede mundial de una exitosa exhibición en torno a Pink Floyd y su colosal aportación musical, técnica y creativa a la música, especialmente al directo, «algo así como pasar de la televisión en blanco y negro al color», señalaron ayer sus organizadores.
Nick Mason, emblemático batería de la formación y el único que participó en todos sus álbumes, ha supervisado la organización de esta antología que avanza en sentido cronológico desde sus inicios en los años 60 hasta sus últimos discos, A momentary lapse of reason (1987) y The division bell (1994), ya sin Roger Waters.
«Queremos mostrar las oportunidades que aún existen de innovación en el futuro. Por eso esta muestra debía ser mucho más que la historia de una banda formada por cuatro chicos de clase media», precisó el batería.
La exposición cuenta con más de 350 objetos recopilados desde la génesis de la idea, hace ya seis años, algunos de los cuales se exhiben por primera vez.
En ese sentido, la muestra no se olvida del papel que jugó uno de sus miembros fundadores, el que fuera su vocalista principal Syd Barrett, quien, perjudicado por el consumo de drogas como LSD, hubo de salir de la alineación en 1968.
El arte es una constante de este itinerario por la vida y obra de Pink Floyd gracias a la presencia destacada del trabajo del célebre estudio de diseño Hipgnosis, formado por el citado Aubrey Po Powell y Storm Thorgerson y responsable de muchas portadas icónicas, como el apretón de manos llameante de Wish you were here (1975).
Abanderados de la experimentación musical, también puede verse la guitarra de 12 cuerdas Ovation que Roger Water tocó en la gira de The Wall (1979), con la parte de atrás más redondeada para proporcionar una mayor resonancia.
Más que una exposición, se trata de una experiencia global, en la que la imagen y el sonido se combinan de una forma única para realizar una inmersión total en la historia del grupo, desde sus comienzos en 1966 hasta la última reunión de la banda en 2005.