El voto huérfano en Saldaña y Cervera decidirá la Diputación

Carlos H. Sanz
-
El voto huérfano en Saldaña y Cervera decidirá la Diputación

El escenario más probable otorga 12 diputados al PP y una nueva mayoría absoluta en función del resultado de la capital

De cómo se repartan los votos de los casi 10.000 electores que no podrán respaldar en sus municipios la misma opción política que el pasado 28-A dependerá que el Partido Popular revalide su mayoría en la Diputación el 26-M. Una batalla que tiene como protagonistas a votantes de Vox y, en menor medida, de Ciudadanos, y que se librará, sobre todo, en los partidos judiciales de Saldaña y Cervera.
Si tras ese reparto de votos huérfanos, el PSOE logra un diputado en la zona de Saldaña, como en 2011, y dos en la de Cervera, como pasaba hasta 2007, se abrirá un inédito escenario de pactos por el gobierno de la institución provincial. Así se desprende del análisis realidado por el sociólogo Javier Gómez Caloca para Diario Palentino, en el que se calcula, no obstante, que el escenario más probable pasa por que los populares sumen 12 o 13 actas, por lo que muy probablemente perderán representación -ahora tienen 16 diputados-, pero, salvo descalabro sonado, el PP mantendrá su poder territorial. 
Los populares, explica Gómez Caloca, comienzan la partida asegurándose las cuatro actas de los partidos judiciales de Astudillo, Baltanás, Carrión y Frechilla. Si el PP suma los cuatro de Saldaña y Cervera lograría un total de ocho, una posición cómoda para afrontar el reparto de la circunscripción de Palencia, la más disputada, por lo que, salvo catástrofe, alcanzaría un mínimo de 12 asientos en el palacio provincial.    
«Será clave la pelea que el PSOE plantee en la zona de Saldaña durante la campaña, mientras que en el distrito del norte, más allá de los votos que PSOE y Cs arrastren en los municipios pequeños, el reparto se determinará en las grandes localidades como Guardo, Cervera, Aguilar y Barruelo», aventura el sociólogo, que considera «definitivo» el desarrollo de la campaña y los candidatos elegidos en estos pueblos.
primer escenario. Para llegar a estas conclusiones, Javier Gómez Caloca ha analizado tres posibles escenarios electorales partiendo de los resultados de las elecciones generales del pasado 28 de abril. Si se aplicase directamente el escrutinio en la provincia, el PP sumaría 10 actas; el PSOE, 8; Ciudadanos, 4; Vox, 2; y Ganemos y Podemos se repartirían el acta que correspondería a Unidas Podemos con sus votos.
«Cabrían dos sumas para llegar a 13. Por una parte, PP y Ciudadanos (14), y por otra PSOE, Ciudadanos y Unidas Podemos (13). Sin embargo, hay que descartar este reparto por un motivo: existe un elevado número de votantes, 9.972 exactamente, que el 28-A votaron a algún  partido que ahora no se presenta en su municipio y no pueden repetir su voto». 
Este dato es importante porque, tal y como advierte el sociólogo, todos los votantes del PP y casi todos del PSOE (80) tienen la opción de volver a repetir su voto, por lo que habrá 9.892 electores que tendrán que cambiar su decisión o se quedarán en casa, la gran mayoría de Vox (5.495) -«casi el 45% de sus votantes», advierte Caloca-, seguido de Ciudadanos (2.498) y Unidas Podemos (1.899).
Esos casi 10.000 votantes huérfanos tienen un impacto importante en dos partidos judiciales, porque, tal y como resalta Gómez Caloca, serán clave en la reasignación del voto en las circunscripciones de Cervera de Pisuerga (2.093) y Saldaña (2.039). «Más aún si tenemos en cuenta una tercera característica de esta pérdida de referente electoral: el 80% de estos votantes sin partido están dentro de lo que se viene definiendo como bloque de derechas (7.993), y solo un 20% pertenece al de izquierdas (1.979)», añade.
segundo escenario. El estudio avanza hacia un segundo escenario, en el que se eliminan los votos de los partidos que no se presentan en todos los municipios. Esto depara dos consecuencias importantes, por una parte el PSOE ganaría un diputado en el partido judicial de Palencia en detrimento de Vox - «lógico al ser el partido con más huérfanos», puntualiza Gómez Caloca-; mientras que en el partido judicial de Cervera, el PP arrebataría un acta a Ciudadanos. «Pese a los cambios, las posibles sumas para conformar una mayoría absoluta seguirían necesitando en todos los casos a Ciudadanos, que se convertiría en la llave del gobierno también en la Diputación», concluye Gómez Caloca. 
El equilibrio es tan delicado que el sociólogo advierte en su informe que la presentación por separado de Podemos y Ganemos puede desequilibrar la balanza. «Para conseguir un diputado por separado, que siempre sería en el partido judicial de Palencia, cada uno de ellos debería sacar un mínimo de 3.645 votos si se calcase la participación, aunque es muy posible el 26-M sea menor. De no llegar ninguno de los dos a esa cifra, el diputado se lo llevaría el PP; y de superar ambos partidos ese umbral, perdería uno el PSOE o incluso Ciudadanos», resalta el análisis realizado para ese periódico.
tercer escenario. Una vez vistos los dos primeros escenarios, el análisis que el sociólogo ha realizado para DP da un paso más e introduce algunos «elementos correctores» que tienen por objetivo afinar el posible resultado final: el voto útil, el voto huérfano, las «candidaturas fuertes» del PP en Aguilar y Guardo, y la caída de la participación.
«El resultado de estos cambios iría a favor del PP en el reparto en los partidos judiciales de Saldaña y Cervera y, de forma menos clara, en el de Palencia donde será decisivo el voto al Ayuntamiento de la capital. Solo si el PSOE mantiene la distancia en votos con el PP, el reparto sería parecido, pero si el margen en votos se estrecha, al menos un diputado más por Palencia caería en manos del PP», concluye Javier Gómez Caloca.
El motivo es que el sociólogo considera que hay que tener en cuenta que el viento a favor del voto útil que sumó el PSOE en las generales por «miedo» al escenario andaluz de pacto PP, Cs y Vox, y que procedía de abstención y de Unidas Podemos, es posible que cese, «por lo que las posibilidades de convertir los votos en diputados menguan para el PSOE», puntualiza.
Pero, sobre todo, porque ese voto huérfano, que se da con profusión en los  partidos judiciales de Cervera y Saldaña y que afecta más a votantes del bloque de centroderecha, es probable que se redirija al PP. «Si la mitad de los antiguos votantes de Vox en la zona de Saldaña votan al PP, los populares estarían en disposición de conseguir una segunda acta allí», concreta Caloca.
En Cervera, ese trasvase de votos de Vox al PP también puede aminorar la pérdida de diputados en esta circunscripción y garantizar un segundo asiento, que se disputaría en un puñado de votos con Cs y PSOE, según define el informe. «¿A quién se lo arrebataría? No está claro si al PSOE o a Cs. Dependerá mucho del peso de las candidaturas de ambos partidos en los municipios más grandes (Aguilar, Guardo, Cervera). En principio, debería mantener el segundo el PSOE», opina Javier Gómez Caloca.
Para el sociólogo,  otro factor a tener en cuenta es que las «candidaturas fuertes» del PP en Aguilar y Guardo también pueden incrementar su número de votos; mientras que es «más dudoso el efecto de la menor participación -que se dará- y la vuelta a sus cuarteles del voto útil que tuvo el PSOE, en especial en la capital y el alfoz (Villamuriel, Venta de Baños, Dueñas…), que bien podría ser compensado con la tradición socialista en en estos grandes municipios».
«En definitiva, con estos elementos correctores, salvo derrumbe del PP por la desorientación de sus votantes ante los volantazos de Pablo Casado, el escenario más probable es que el PP siga cuatro años más gobernando la Diputación con 12 diputados provinciales, lo que le abre la puerta a pactar o con Cs o con Vox, aunque no sería imposible que si mejora su peso electoral en Palencia, y sobre todo si no pierde los cuatro diputados de Saldaña y Cervera, llegue al ansiado número 13», concluye el sociólogo.

 

 

El voto huérfano en Saldaña y Cervera decidirá la Diputación
El voto huérfano en Saldaña y Cervera decidirá la Diputación