Radioterapia de precisión contra los cánceres resistentes

Benjamín López (SPC)
-
Radioterapia de precisión contra los cánceres resistentes

Bayer está ensayando un nuevo tratamiento de radiación alfa dirigida a los tumores sin causar daño a los tejidos sanos que se sitúan cerca

Utilizar la radioterapia para combatir los cánceres más resistentes limitando al máximo los daños a los tejidos sanos alrededor del tumor. Esa es la línea de investigación que está siguiendo Bayer desde hace años con las llamadas Terapias Alfa Dirigidas y, de forma más reciente, con los Conjugados de Torio Dirigidos (TTC por sus siglas en inglés) que desarrolla e investiga en sus laboratorios de Oslo (Noruega). En la actualidad, la compañía farmacéutica está llevando a cabo tres ensayos clínicos que ofrecen un rayo de esperanza para los pacientes con tumores que no responden a los tratamientos conocidos hasta ahora, desde el cáncer de páncreas al de ovario pasando por el de pulmón. En pocas palabras, las Terapias Alfa Dirigidas se fundamentan en el concepto de llevar a las células tumorales radiación alfa, de alta intensidad pero de corto alcance, con el objetivo de limitar el daño a los tejidos sanos alrededor del tumor. Desde hace años, concretamente desde 2013, Bayer tiene en el mercado Xofigo, el primer medicamento aprobado para uso en humanos a base de radio-223. Con esa experiencia acumulada durante un lustro, está ahora desarrollando un nuevo tratamiento con torio-227 conocido como Conjugados de Torio Dirigidos. 
La idea que se está implementando es utilizar un anticuerpo específico que ataque un determinado tumor y solo ese tumor y, mediante un quelante, cargarlo con ese material radiactivo de alta intensidad pero corto alcance (en este caso torio-227). Ese conjugado se inyecta en el torrente sanguíneo y el anticuerpo reconoce proteínas específicas en la superficie de las células tumorales. Al unirse a esas proteínas, las partículas radiactivas bombardean el tumor. Dicho de otra manera, esa radiactividad produce la rotura de las cadenas de DNA de las células tumorales provocando así su muerte y, por lo tanto, la destrucción del tumor. 
 

Futuro de esperanza. «Las TTC son una continuación de la innovación y el desarrollo de las experiencias que ya teníamos en el uso del radio-223», afirma al respecto el doctor Wolker Wagner, vicepresidente de desarrollo de Terapias Alfa Dirigidas de Bayer. «El desarrollo de estas terapias nos está permitiendo promover opciones para pacientes con cánceres difíciles», añade. En concreto, estas tienen dos mecanismos potenciales de actuación: por un lado, acabar directamente con las células tumorales y, por otro, liberar determinados factores del tumor que podrían estimular y activar componentes del propio sistema inmunológico del organismo. En concreto, los TTC aportan una mayor precisión en el disparo y un amplio abanico de posibilidades contra muchos tipos diferentes de tumores difíciles de tratar. En la actualidad se están llevando a cabo tres ensayos clínicos diferentes: uno para cáncer de próstata con metástasis; otro dirigido a pacientes con determinados tipos de tumor ovárico y próstata así como mesotelinoma y un tercero para hematológicos. 
«Hemos visto avances significativos en el tratamiento del cáncer a lo largo de las últimas décadas, pero la resistencia y la variedad de cánceres limita todavía la efectividad de los tratamientos de los que disponemos», agrega la doctora Anna Minchom, oncóloga del Hospital Royal Marsden y del Institute of Cancer Research de Noruega. Por eso, reconoce que están muy «emocionados» ante el «potencial» que ofrecen los TTC para superar muchos de los mecanismo de resistencia de los tumores en pacientes con cánceres que «no responden a otras terapias».